• Además, aclaran que la actual oferta de la británica no es de 7.000 millones de euros, sino de 6.400.
  • Los fondos, capitaneados por Providence y CCMP no quieren que se repita el juego de Vodafone con Kabel Deutschland.
  • Allí, rechazaron la oferta de la empresa que lidera Vittorio Colao y salieron a Bolsa. Al final, Vodafone pagó lo que querían.
  • Vodafone tiene hasta el consejo de ONO del martes para elevar su oferta
  • Y a todo esto, ¿quién ha movido la operación Vodafone Pues Eugenio Galdón, socio de los hermanos Rodríguez Inciarte.

Los fondos propietarios de la cablera ONO, especialmente los que capitanean la sindicación de más del 70% del accionariado, es decir, Providence y CCMP, no están de acuerdo con la oferta de Vodafone para hacerse con ONO. De entrada aseguran que la oferta real no es de 7.000 millones de euros, sino de 6.400. Pero es que, además, tras el road show de la pasada semana, el consenso financiero es que ONO vale entre 7.500 y 8.000 millones de euros. Para ser exactos, los fondos piden 8.000 millones de euros a Vodafone y exigen que la mejora llegue antes del Consejo de Administración de ONO previsto para el martes 11.

Según fuentes de los fondos, se pretende evitar que se repita la operación de venta de Kabeñ Deutschland por parte de Vodafone. En Alemania, Vittorio Colao (en la imagen) hizo una oferta a la baja y se le respondió con una salida a Bolsa que pusiera la operadora en valor. Salieron a cotización dos paquetes hasta que Vodafone ofreció lo que se le pedía. La idea de los fondos es hacer lo mismo con ONO, salvo que los británicos eleven su oferta.

Entonces, ¿por qué surge la noticia de la compra, al parecer ineludible, de ONO por Vodafone Pues porque lo mueve Eugenio Galdón, el hombre que llevó a ONO a su punto más bajo y que fue sustituido por José María Castellano, quien se vio obligado a reflotar la empresa. Galdón es propietario de Multitel (algo más del 5% de ONO), donde tiene como socios a los hermanos Rodríguez Inciarte, Matías y Juan, vicepresidente y director general del Banco Santander, respectivamente. El Santander, además, es acreedor de ONO. Ellos son los que quieren vender deprisa y los que han filtrado la operación Vodafone. Sólo que los fondos, mayoritarios, no tiene tanta prisa.

Eulogio López

[email protected]