• ACS y sus socios lo venden a la filial de FCC y Bankia por 177 millones de euros.
  • Los fondos de inversión poseen algunos activos del grupo de infraestructuras.
  • En concreto, los fondos apuestan por los activos denominados 'brown field', es decir, aquellos en los que ya está en marcha la construcción de la infraestructura.
  • La venta del metro sevillano no ha afectado al porcentaje de acciones de la Junta de Andalucía, que seguirá controlando el 11,77% de su capital.
  • Este suburbano cuenta con 18 kilómetros de longitud y 21 estaciones, además durante el año pasado transportó unos 14 millones de usuarios.

El grupo de infraestructuras Globalvía, que es propiedad al 50% de Bankia y FCC, ha anunciado la compra por 177 millones de euros del metro de Sevilla a ACS y sus socios (Sacyr, CAF y Gea 21), que controlaban el 88,23% del capital. El intríngulis de esta operación no está ni en el precio ni en los vendedores, sino en el papel que han jugado los fondos de inversión para facilitar esta compra. ¿Por qué: basta recordar que Globalvía no está para muchas fiestas, se encuentra en proceso de venta e inmerso en un proceso de saneamiento. En realidad, los compradores han sido, por tanto, fondos y más en concreto, el holandés PGGM y el canadiense OPTrust.

Estos fondos apuestan por los activos denominados 'brown field', es decir, invierten en aquellos en los que ya está en marcha la construcción de la infraestructura.

Globalvía aspira de esta manera a consolidar su cartera de infraestructuras de transporte, pues ya cuenta con otros activos ferroviarios, como los tranvías de Parla (Madrid) y Barcelona, el metro al aeropuerto de Barajas o el metro ligero de Sanchinarro. "Esta adquisición consolida a Globalvía como líder nacional en la gestión de proyectos de concesiones ferroviarias", señaló su consejero delegado, Javier Pérez Fortea (en la imagen), en un comunicado.

La venta del metro sevillano no ha afectado al porcentaje de acciones de la Junta de Andalucía, que seguirá controlando el 11,77% de su capital. Este suburbano cuenta con 18 kilómetros de longitud y 21 estaciones, además durante el año pasado transportó unos 14 millones de usuarios.

Actualmente Globalvía gestiona una cartera de 30 proyectos de infraestructuras, 22 autopistas en seis países (España, Irlanda, Portugal, México, Costa Rica y Chile, líneas de suburbano y tranvía en Madrid y Barcelona, el aeropuerto de Santiago de Chile, dos hospitales, dos puertos comerciales y dos deportivos.

Cristina Martín

[email protected]