No lo digo yo, lo dice la Iglesia. (En la imagen el cardenal Muller).

Con la convocatoria de un Sínodo sobre la familia (octubre de 2014) el aparato de propaganda del Nuevo Orden Mundial (NOM), empeñado en manipular al Papa Francisco para hacerlo 'uno de los nuestros' ha visto su oportunidad: que aquéllos católicos que conviven en situación irregular sean admitidos a los sacramentos, especialmente a la eucaristía.

Lo cual supone profanar dos sacramentos: la comunión y la confesión previa, porque si un divorciado se confiesa lo que primero le dirá el sacerdote es que regularice su situación.

Un documento que merece la pena leer.

Eulogio López

[email protected]