Europa analiza las ayudas públicas de siete clubes de fútbol entre ellos el Real Madrid y el Barça. Hacen bien. El fútbol no es un producto de primera necesidad y no tiene por qué recibir ayudas públicas.

Por cierto, de entre todas las acusaciones, la más grave es el permiso otorgado a Florentino Pérez en toda la operación de antigua Ciudad deportiva del Real Madrid, lo que llevó a la permuta de Valdebebas. Y en España, Florentino Pérez salió indemne de todo ello.

En cualquier caso, bien por la Unión Europea. Eso sí, no llevemos esto hasta la tontuna de la defensora del pueblo europeo, quien considera que el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, el español Joaquín Almunia (en la imagen) no puede encargarse de su competencia -que es la libre competencia- por ser socio del Athletic  de Bilbao, uno de los clubes afectados.
Hombre, a lo mejor nos estamos pasando con esto de las incompatibilidades.

Eulogio López

[email protected]