Una vez más, el argentino Juan Claudio Sanahuja, desde su página Noticias Globales, denuncia los montajes de Naciones Unidas en pro de una ingeniería social anticristiana, dirigida especialmente contra la humanidad. Vamos, lo que ha dado en llamarse Nuevo Orden Mundial (NOM). La estafa consiste en asegurar que no hay progreso sin aborto y sin homosexualidad. La verdad es justo la contraria. Es decir, que sin natalidad el mundo se acaba y con la homosexualidad generalizada se acabaría el mundo.

Entre los participantes en el aquelarre que nos cuenta Sanahuja participa Enrique Iglesias, el masoncete al que los españoles financian el orondo cargo de baranda de la Secretaría General Iberoamericana. ¿Pretende la tal Secretaría, presunto embrión de una unidad supranacional de la Hispanidad, una Unión Iberoamericana de Naciones al modo de la Unión Europea (lo que sería una gran idea) Naturalmente que no. Lo que pretende es castigar a quien se atreva a oponerse al crimen del aborto o la aberración de la sodomía. ¿Y quien pretende tal cosa De entrada, la Iglesia.

Por lo demás, reparen en los dos líderes políticos que promocionan con su presencia el aquelarre: el uruguayo Múgica, un antiguo guerrillero lleno de buenas intenciones (el infierno está lleno de buenas intenciones) y el ecuatoriano Rafael Correa, uno de los líderes iberoamericanos más peligrosos.

¿Y esto son los objetivos del Milenio Menos coñas.

Eulogio López

[email protected]