• Así lo denuncia Profesionales por la Ética en un informe. El derecho y deber de conocer, estudiar y aprender en castellano se aborda de manera débil y ambigua.
  • La LOMCE no resuelve la situación de los miles de alumnos objetores a Educación para la Ciudadanía (EpC) que han sido suspendidos por razones de conciencia.
  • Las CCAA pueden utilizar las asignaturas de Valores Sociales y Cívicos y Valores Éticos como herramienta ideológica.
  • Resulta positiva, desde el punto de vista de la libertad de enseñanza, la inclusión de la educación diferenciada por sexos.
Profesionales por la Ética ha valorado algunos aspectos de la recién aprobada Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) en el 'Informe Libertad de enseñanza y educación en valores en la LOMCE', breve publicación que aborda tres apartados: elección de centro y modelo pedagógico, derecho a recibir enseñanza en castellano y educación en valores.

El citado informe concluye, por ejemplo, que en lo relativo a libertad de enseñanza, la inclusión de la educación diferenciada por sexos y la introducción de una cierta flexibilidad en la configuración de la oferta formativa y en el diseño de los métodos pedagógicos propios de los centros, resulta positiva desde el punto de vista de la libertad de enseñanza. No obstante, "los conciertos educativos siguen sometidos al criterio y normativa de las comunidades autónomas, de manera que el derecho de los padres a elegir el centro que prefieran para sus hijos no está en absoluto garantizado, como sucede hasta ahora. En este sentido, la LOMCE ha desaprovechado la ocasión para garantizar una verdadera libertad de enseñanza acabando con la dialéctica enseñanza pública-enseñanza privada y admitiendo modelos  en los que los padres sean verdaderos protagonistas de la educación de sus hijos, como el cheque escolar", señala el informe.

Por otra parte, el derecho y deber de conocer, estudiar y aprender en castellano se aborda de manera "tan débil y ambigua que, lejos de quedar garantizado, sigue a merced de los gobiernos y la normativa autonómicos. Lamentablemente, en las comunidades con lengua cooficial,  el derecho a estudiar y aprender en castellano se vulnera sistemáticamente, situación que la LOMCE debería haber previsto y resuelto con mayor rotundidad.

En lo que respecta a la educación en valores -explica Profesionales por la Ética-, resulta positiva la desaparición del Área de Educación para la Ciudadanía (EpC) del sistema educativo español dado que "ni el Estado ni la Administración educativa pueden imponer valores obligatorios a los alumnos. Por el contrario, en cumplimiento del artículo 27. 3 de la Constitución se debe garantizar el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones".

La LOMCE, sin embargo, "no resuelve la situación de los miles de alumnos objetores a EpC que han sido suspendidos por razones de conciencia". Profesionales por la Ética había cursado una petición de exención académica para estos alumnos al Gobierno, al Partido Popular y a los diputados de la Comisión de Educación.

Por otra parte, para Profesionales por la Ética, las asignaturas de Valores Sociales y Cívicos y Valores Éticos deberían ceñirse a describir y explicar conceptos y elementos de sociología, derecho, politología y filosofía adaptados a la etapa correspondiente y al mundo actual "sin imponer como irrefutables valores, opiniones, creencias o ideologías sujetas a discusión y opinión". "Aunque aún no se ha hecho público el contenido de ambas asignaturas, es previsible que, dado el margen que tienen las comunidades autónomas para  el establecimiento de horarios, las comunidades autónomas de cualquier signo las utilicen como herramienta ideológica.  Los padres y la sociedad en general deberán estar atentos a los contenidos, criterios de evaluación y estándares  de aprendizaje de las nuevas materias escolares".

El establecimiento de una asignatura alternativa a Religión y la consideración académica de ésta "resulta positivo porque responde a los Acuerdos Iglesia-Estado, de rango internacional, y a la demanda de los padres y los alumnos que eligen esta materia escolar y no deben ser discriminados por este motivo", añade el estudio.

Por último, el informe afirma que "conviene recordar que la libertad de enseñanza es única y tiene varias dimensiones: creación y elección de centros educativos y modelos pedagógicos, deber y derecho de estudiar y aprender en español y libertad para educar a los hijos en las propias creencias y convicciones morales y religiosas. Es deseable que la libertad no se fragmente en función de intereses corporativos, ideológicos o políticos; cuando eso sucede, se vulneran derechos fundamentales de todos los ciudadanos. Resulta decepcionante que la LOMCE sea tan solo una reforma parcial de la Ley Orgánica de Educación (LOE) impulsada por Zapatero y consolide las bases de las leyes educativas socialistas hasta ahora vigentes, en cuyos principios pedagógicos está la principal causa del fracaso de la educación española".

Profesionales por la Ética concluye que "ha sido llamativa la incapacidad mostrada por el Gobierno del PP para gestionar adecuadamente el trámite de elaboración y comunicación de esta reforma educativa y la irresponsabilidad de la mayor parte de la oposición política y social al no aportar ni una sola propuesta para mejorar la educación en España".

Andrés Velázquez
[email protected]