Algunos lectores de Hispanidad me reprochan que haya llamado abortista al partido VOX. Uno entiende que ante la burla del PP de Mariano Rajoy hacia el voto provida y los valores no negociables (vida, familia, libertad de enseñanza y bien común), muchos buscan una opción distinta que les libre de la mofa del PP a los católicos, bajo un principio en el que presidente sigue creyendo: puedo reírme de vosotros porque no tenéis a quien votar.

Veamos lo que ocurre con VOX y con el aborto. La única postura provida es aquella que defiende la vida de la persona desde la concepción hasta la muerte natural.

De entrada, VOX asegura que su política sobre la vida se queda para el Congreso constituyente. ¿Y por qué razón

Es cierto que el nuevo líder del partido, Alejo Vidal-Quadras (en la imagen) asegura que está por la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

Por contra, Santiago Abascal mariposea con la cuestión. Quiere acabar con el aborto eugenésico y no sabe cuánto se lo agradecemos, pero deja en barbecho el gran coladero del aborto: esto es el aborto psíquico. Es decir, como Gallardón.

Y eso por no hablar de las referencias de Abascal al gaymonio que, al parecer, tampoco tiene claro.

Pues mire usted, mientras el Congreso, o quien sea, no aclare las posturas de VOX frente a los cuatro valores no negociables -que son eso: no negociables para un cristiano- seguiré tildándole como partido abortista y no podré seguir votándole. Como cristiano, a la hora de votar puedo hacerlo por una opción que en muchos aspectos me disguste, pero no si uno de esos aspectos son los no negociables… entonces no. ¿Que existen otras cuestiones muy importantes Sí, pero son negociables. Éstas, no. Al menos para el voto en conciencia. Y si no, pues que defiendan la vida sin ambigüedades. Me consta, porque les conozco, que alguno de sus promotores defenderían los no negociables si no estuvieran tan pendientes de sus cálculos electorales.

Por tanto, ante las europeas, y si VOX no cambia, las dos alternativas de voto en conciencia para un cristiano -para mí, no sé para otros-, siguen siendo: el derechista Impulso Social (AES, CTC y FyV) y el izquierdista SAIN. Eso sí, los tres, VOX, Impulso Social y SAIN tienen algo en común: no están viciados por la corrupción del poder porque nunca han tenido poder.

Eulogio López

[email protected]