Me envían un análisis bastante lúcido sobre las consecuencias de un ataque occidental a Siria. Y todo ello mientras el inefable secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon (en la imagen), antes de que el informe de los inspectores de su propio organismo sobre las armas químicas se haga público, cuando Rusia y USA pactan un principio de acuerdo para una solución pacífica… asegura que 'cuando todo esto acabe', se iniciará un proceso contra Al Assad porque ha cometido muchos crímenes.

Este Ban Ki-moon es todo un hombre de paz, ideal para sentar al tirano sirio en una mesa de negociaciones que termine con la guerra civil. ¿Ban Ki-moon es perverso o simplemente tonto Cualquiera diría que está deseando que Estados Unidos ataque al Régimen sirio para luego lamentarse muchísimo de tal ataque. Porque, con esas declaraciones, Al Assad luchará por su supervivencia hasta el final: no tiene nada que perder.

Además, Ban Ki-moon prejuzga sin pruebas, con lo que destruye todo el sentido de justicia en un mundo que ya anda tocado en este punto: antes de jugarte ya certifico que has cometido crímenes, ergo que vas a ser condenado. No me extraña que haya tantos que renuncien a la justicia como guía de actividad y se apunten a la ley de la selva y a no reconocer jamás la verdad.

Pero insisto, lo que está sobre el tapete es que la amenaza de un ataque a Siria, liderada por el líder norteamericano más obtuso desde la II Guerra Mundial, el señor Barack Obama, me temo tendrá unas consecuencias demasiado graves que mejor no mencionarlas.

Sobre todo por eso, porque la descristianización de Occidente y la consiguiente fanatización del Islam nos está llevando a guerras de exterminio. Repito: Al Assad está resistiendo como ningún otro tirano ha resistido porque sabe -el mejor que nadie- que no hay rendición honorable posible: sus enemigos no quieren negociar una paz con él, lo que quiere es exterminarle. Y encima Occidente apoya a los exterminadores. Y encima no es un exterminio a lo nazi, porque en el siglo XXI toda guerra local concierne al mundo entero, como se está viendo en Siria.

Eulogio López

[email protected]