• Calendario que acabará siendo a la carta.
  • Esto es, el Banco de España da marcha atrás, consciente de que algunas entidades no aguantarían el tirón de nuevas provisiones.
  • En cualquier caso, la vuelta del crédito va para largo.

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde (en la imagen), no ha tenido más remedio que aceptar un calendario flexible para las refinanciaciones. Como ya publicamos en estas pantallas, la aplicación de la nueva normativa sobre refinanciaciones tendría un impacto en la banca de 52.000 millones de euros. Una cifra demasiado elevada, que se come el beneficio de muchos años.

¿La solución Un calendario a la carta, esto es, diseñado específicamente para cada entidad. El objetivo es minimizar el impacto de las nuevas provisiones que tendrán que realizar. Y es que, tal y como dijimos a principios de este mes, según un estudio de Bank of America, el total de créditos reestructurados de la banca se eleva a 208.000 millones euros.

Algunas entidades, como Liberbank, consideran que la aplicación de la nueva normativa podría ser escalonada en uno o dos años, pero otras ven que estos plazos son demasiado cortos.

Lo que está claro es que la vuelta del crédito va para largo. Escalonadas, a la carta, o como se quiera, son más provisiones, y a más provisiones, menos crédito. El saneamiento bancario ni mucho menos ha concluido.

Pablo Ferrer

[email protected]