• Eso sí, el presidente del banco insiste en que ya es una entidad privada y en que el consejo de administración controla el 67% del capital.
  • Y lo que sí es cierto es que la marcha de la acción de la entidad en bolsa es positiva.
  • Pero los resultados a septiembre muestran un margen de intereses que caen un 24,8% y unas comisiones que lo hacen un 14,7%.
  • La cuenta de resultados se salva por las menores provisiones que pasan de 2.026 millones de euros a 320 millones.
  • Y encima, Menéndez se enfrenta a las consecuencias de lo que muchos anuncian como una parálisis política en el Principado.
  • No olvidemos la importancia de Liberbank como referencia de empresas estratégicas de la zona como Hidrocantábrico o Central Lechera Asturiana.

El liderazgo de Manuel Menéndez (en la imagen) al frente de Liberbank empieza a estar cuestionado. Aunque, eso sí, el presidente del banco -constituido por Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria- insiste en que ya es una entidad privada y se mueve por criterios propios de una entidad privada en la que el consejo de administración -esto es, las tres cajas- controla una participación mayoritaria del 67%.

Es cierto, como también lo es el hecho de que la marcha de la acción en bolsa es positiva después de un comienzo -en mayo de este año- con demasiada volatilidad. Pero también es cierto que en un futuro próximo, ese 67% que controla el consejo de administración pasará a ser, incluso, inferior al 51% porque las cajas no podrán afrontar tantos recursos propios 'pata negra' como exige Basilea III.

Además, no hay que olvidar que Liberbank es una de las entidades del Grupo 2, es decir, ha necesitado la capitalización del FROB (124 millones de euros) y ha recibido la ayuda de la SAREB mediante la compra de 1.000 millones de euros de activos perjudicados. Y, oigan, las ayudas siempre conllevan algún tipo de contraprestación o, al menos, legitiman al que las concede para exigir determinadas cuestiones.

Al margen de estas consideraciones, los resultados a septiembre muestran unos resultados preocupantes: cae el margen de intereses un 24,8%, así como las comisiones, que lo hacen un 14,7%. La cuenta de resultados se salva por las menores provisiones que han disminuido un 84,2% respecto a las realizadas un año antes.

Concretamente, han pasado de 2.026 millones de euros a 320 millones. En la nota remitida a la CNMV, la entidad asegura que no se prevén "impactos adicionales significativos derivados de la nueva normativa sobre refinanciaciones". Así, hasta septiembre, la entidad ha ganado 14 millones de euros.

Más allá de los números, Menéndez se enfrenta también a la realidad política del Principado que muchos anuncian de parálisis, tras la ruptura de IU y UPyD con el PSOE. El presidente socialista, Javier Fernández, no tiene intención de convocar elecciones anticipadas -al PSOE sólo le quedaría Andalucía-, por lo que tendrá que gobernar en minoría.

La cuestión no tendría mayor relevancia si no fuera por la importancia que tiene Liberbank como referencia de empresas estratégicas de la región como, por ejemplo, de Hidrocantábrico -ahora EDP- y de Central Lechera Asturiana -ahora CAPSA FOOD-.

Pablo Ferrer

[email protected]