Ya he dicho que la Ley Wert me gusta pero poco. (En la imagen el ministro de Educación). Es una ley pepera: avanza en la buena dirección a paso de tortuga. Y en materia de enseñanza de la asignatura de religión, no sólo no avanza sino que retrocede. Además, una ley de educación es una ley de financiación de la educación. Y la financiación no cambia, sólo se reduce, como en todos los sectores de actividad. Dicho esto...

La izquierda ha montado una de las mayores campañas de manipulación con la huelga general del jueves. El PSOE, aliado con los antisistema -alianza cada día más palpable y cada vez más peligrosa- ha utilizado a la propia RTVE, bajo el Gobierno popular pero donde continúan imperando los parámetros propagandísticos socialistas.

Decíamos ayer... que la propia RTVE, el feudo de doña Soraya Sáenz de Santamaría, ha alentado la huelga de la enseñanza contra la ley Wert. Huelga, en verdad, salvaje.

Los mimbres de la campaña los explicaba mejor que bien el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba: "esta ley ha conseguido el mayor consenso de todas  las leyes educativas de la democracia... pero en contra... Desde los profesores a los padres pasando por los alumnos... El Gobierno tiene que aceptar que alguien ha hecho mal cuando tiene a todo el mundo en contra".

El problema es que es falso. La escuela y la universidad pública están controladas por profesiones funcionarios y por alumnos antisistema. Éstos últimos, especialmente minoritarios, especialmente violentos y especialmente vagos.

En las escuelas y universidades privadas los padres decidieron llevar a sus hijos a clase. En las públicas no, porque los profesores funcionarios chantajearon a los alumnos. Todavía hay algo peor a que un compañero te llame esquirol: que te lo llame un profesor.

¿Padres Pero cómo pude tener tanta cara. La CONCAPA, a partir de la enseñanza privada y pública, es la asociación mayoritaria entre los padres españoles. Los padres de izquierdas están agrupados en torno a la CEAPA, menos miembros que CONCAPA. Pues bien, RTVE puso el micrófono a los líderes de CEAPA, todos los afines al PSOE y a IU, y sólo la final del día se dignó llamar al presidente de CONCAPA, Luis Carbonell, para decirle si apoyaban la huelga. Naturalmente les dijo que no, y que hace una semana ya les enviaron el comunicado correspondiente. Naturalmente, RTVE ignoró el asunto.

Es la misma tele que controla la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. En teoría, claro. Estos del PP no sólo son malos y acomplejados: son necios.

Eulogio López

[email protected]