El 25 de julio de 2012, anteayer, como quien dice, la madrileña Marga recibe esta revelación mariana: "España es la sede de la antigua fe que proclamó por los cinco continentes". Sin embargo, ahora "es cuna de la apostasía y más tarde será la Sede del Anticristo".

España será un ejemplo de "cómo apostatar y de cómo entronizar al Maligno". Al parecer, somos los españoles poco conscientes de la importante de España en la historia del mundo. Ojo, para bien y para mal.

Y todo ello en medio de la confusión, que constituye el signo distintivo de nuestro tiempo: "En este tiempo donde todos se equivocan hasta los más santos. En este tiempo donde nada se ve claro, sólo los que estén con María tendrán la claridad de la fe, la claridad de las obras". Al parecer, se trata de las cañadas oscuras de la gran tribulación, que se anuncia próxima.

Y no vemos nada claro porque "vuestro enemigo se ha hecho poderoso. Hace la guerra abiertamente a lo santo y lucha contra Dios desde las estructuras más altas de la sociedad porque antes se ha hecho el amo de vuestros corazones".

Por lo demás, serenidad: "No os preocupéis ni paséis pena penando cómo podréis resistir las épocas de carestías y las épocas del castigo. Yo os digo que conmigo lo podréis resistir todo. No existe cosa que no se puede aguantar con la Virgen Santísima". Son las cañadas oscuras de la gran tribulación.

Lo digo por aclarar y eso…

Eulogio López

[email protected]