• El duopolio televisivo Mediaset-Planeta, más crecido que nunca ante el Gobierno Rajoy.
  • Hasta ahora, los dos canales generalistas de Planeta (Antena 3 y La Sexta) han sido la cara y la cruz del Gobierno Rajoy. Pero podrían convertirse en dos cruces.
  • Incluso en A3TV han mantenido el conocido como "Síndrome Gallardón" en Telemadrid: criticar al Gobierno pero no a su número dos, Soraya. 
  • En el día del inversor, Atresmedia vendió 'coherencia en contenidos'.
  • Y Lara y Berlusconi exigen, además, más cierres de televisiones autonómicas en poder del PP.
  • Y que no haya un nuevo concurso al que puedan acceder nuevos canales generalistas.

No es que las ideas ocupen demasiado tiempo a los analistas, más preocupados por la cotización que por el ideario, pero hasta los fríos analistas financieros se asombraron de que Atresmedia, la división televisiva de José Manuel Lara (en la imagen junto a Soraya Sáenz de Santamaría) introdujera, como un valor bursátil, la 'coherencia de contenidos' en su reciente Día del Inversor.

Hombre, Atresmedia mantiene ocho canales (siete, si consideramos Gol TV), emitiendo al mismo tiempo. Dos de ellos generalistas: A3TV y La Sexta. La primera, supuestamente progubernamental; la segunda, la ex de Jaume Roures y Contreras, dedicada a dar palos al Gobierno Rajoy de todos los supuestos. O sea pura, coherencia con las firmes convicciones de José Manuel Lara: bueno es todo aquello que proporciona beneficios. Coherencia en estado puro.

El duopolio Lara-Berlusconi ya no se conforma con nada. Ha conseguido que RTVE no entre en el mercado publicitario, con el consiguiente cabreo de los anunciantes y ha conseguido paralizar el cierre de canales que llega por dos vías: por la sentencia del Tribunal Supremo y por la necesidad de abonar el dividendo digital a las operadoras de telecos… que ya han pagado lo que les corresponde del espectro hace más de un año.

Pero el duopolio no se conforma. Con la vicepresidenta primera del Gobierno convertida en su marioneta, los chicos de Tele 5 y de Berlusconi exigen que a ellos no se les retiren canales. A Vocento y Unedisa sí, si lo desean, pero Lara ha exigido a Moncloa que si se le retiran tres de sus ocho canales, entonces a Tele 5 hay que quitarle otros tres y no dos, como estaba previsto. O eso, o que le proporcionen uno de los de RTVE.

Pero más importante aún es su exigencia de que no haya ningún nuevo concurso en el que puedan entrar otros canales generalistas. Sobre todo 13TV, cuyo primer accionista es la Conferencia Episcopal. Atresmedia y Tele 5 no admiten competencia.

Curioso, pues los dos canales generalistas de Mediaset (Tele 5 y Cuatro) golpean al PP sin piedad y, en el caso de Planeta, Atresmedia mantiene las formas y La Sexta simplemente se dedica a burlarse de Mariano Rajoy.

Ojo, más de Mariano Rajoy que de su segunda. Soraya Sáenz de Santamaría está repitiendo el esquema Gallardón con Telemadrid. Recuerden. Telemadrid era un avispero de la izquierda a la que Gallardón no molestó en absoluto, dado que al entonces presidente de la comunidad autónoma le bastaba con que no le tocaran a él. Soraya hace lo mismo con el duopolio: mientras no me toquéis a mí podéis arrearle a gusto al Gobierno.

Pero el duopolio no se conforma: si Soraya, que vuelve a ser la responsable gubernamental en la negociación con los señores de la prensa no les hace caso, volverán a la carga. Hacerles caso significa seguir retrasando el dividendo digital y el consiguiente cierre de canales, así como clausurar más emisoras de TV autonómicas, a lo Canal Nou, sobre todo en aquellas comunidades donde gobierna el PP y, sobre todo, no abrir nuevos concursos para que entren nuevos competidores.

Y Soraya, por el momento, les obedece. No le servirá para mucho al PP este servilismo pero, por el momento, Soraya es intocable en el duopolio. Para el resto del Gabinete pepero hay barra libre. Al que más teme es a José Manuel Lara, que puede levantar el interdicto a La Sexta para arremeter contra Soraya y que puede, por qué no, modificar la línea de A3TV. Soraya ya ha recibido avisos en este sentido.

Eulogio López

[email protected]