• Se aprobará en el Consejo de Ministros de este viernes.
  • Actualmente es de 645,30 euros brutos al mes, si se efectúa en 14 pagas, o de 752,85 euros al mes, si se realiza en 12.
  • Su cuantía, según la Carta Social Europea, tendría que ser equivalente al 60% del salario medio, que en España es de 1.615 euros al mes.
  • Por lo que el salario medio debería ascender hasta los 969 euros para seguir la recomendación europea.
  • Los sindicatos rechazan la congelación del salario mínimo y piden que se reforme el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores.

Hace unas semanas señalábamos en Hispanidad que se preparaba una subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2014 y deducíamos que éste podría aumentar en una proporción parecida al Índice de Precios al Consumo (IPC), uno de los criterios que se valora para regular dicho salario.

Pero nada más lejos de la realidad, pues este jueves se ha conocido que el Gobierno no solo no va a subir el salario mínimo, sino que tiene previsto aprobar su congelación en 645,30 euros para 2014 en el último Consejo de Ministros de este año, que se celebrará este viernes.

Con esta medida, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se le podría empezar a  conocer como Mariano, el tacaño, pues no solo es partidario de la moderación salarial por la crisis económica que aún padecemos, sino que ahora también quiere congelar el salario mínimo, ¡cómo si no estuviera ya bastante congelado! Menos mal que no se plantea eliminarlo, como comentó en una entrevista que hizo con El País y con otros periódicos europeos a principios de diciembre.

Recordemos que actualmente el salario mínimo es de 645,30 euros brutos al mes, si se efectúa en 14 pagas, o de 752,85 euros al mes, si se realiza en 12. Cifras que se alejan bastante de los salarios mínimos de otros países europeos, ya que en Francia es de 1.425,67 euros, de 1.244,42 euros en Gran Bretaña o de 1.360 euros al mes en Alemania. El salario mínimo español está en una línea similar al de Grecia, que se sitúa en 683,76 euros al mes, aunque es también inferior a éste, pues su última subida se produjo hace un año, cuando creció un 0,6%, lo que supuso pasar de 641,40 a 645,30 euros al mes, es decir, que en 2013 se incrementó su cuantía solo en 3,90 euros.

Pero no solo hay que criticar que el SMI español es bajo y que ahora lo quieran congelar, sino que incumple las recomendaciones europeas, pues la Carta Social Europea establece que su cuantía tendría que ser equivalente al 60% del salario medio, que en España es de 1.615 euros brutos al mes. Es decir, el SMI tendría que ascender a 969 euros para poder decir que cumple con lo que aconseja Bruselas.

La respuesta de los sindicatos no se ha hecho esperar. Los secretarios de acción sindical de Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT), Ramón Górriz y Toni Ferrer, respectivamente, han manifestado su rechazo al borrador del real decreto que congela el SMI a través de una carta, que han enviado a la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez (en la imagen).

Además, los sindicatos señalan que en cuatro años el SMI ha ido perdiendo capacidad adquisitiva y que se ha ido alejando del compromiso suscrito por España en la Carta Social Europea, y piden que se reforme el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores.

Cristina Martín

[email protected]