Del corrosivo "reality show" Campamento de Verano han eliminado sus spots publicitarios los once anunciantes (ING Direct, Minute Maid, Amena, Orange, Burguer King, Mutua Madrileña, McDonalds, El Corte Inglés, Danone, Nestlé y Balay). Se ha tenido que adelantar la gala final del 'erótico' programa basura de Telecinco. Esto mismo ya sucedió con el zafio programa La Noria.

Por otra parte, la soez serie Frágiles, ha vuelto a Telecinco en su segunda temporada. En la primera tuvo una media de 1,6 millones de telespectadores y el 13,1% de la cuota de pantalla. En el primer capítulo han estado presentes el sexo y un vocabulario blasfemo.

También el programa televisivo Sálvame que emite la misma cadena lo considero grotesco y manipulador. Enfrenta a los invitados al programa, para que discutan y exhiban sus intimidades.

Hace tiempo, Telecinco finiquitó el mezquino programa Aquí hay Tomate, por su atronadora bajada de audiencia. El espacio comenzó con una cuota de pantalla del 23% y, al final, solo consiguió el 18,5%, por debajo de la media de la cadena..

Los programas de Telecinco caminan hacia la violencia, el morbo por la vida privada, la falta de los más elementales valores morales, éticos o sociales. Todo ello con un objetivo: la búsqueda de la rentabilidad. Sólo importa la audiencia.

Por otra parte, en Estados Unidos las asociaciones de telespectadores lograron que un programa de gran audiencia, que degradaba al ser humano, fuera suprimido. Los afiliados, que aglutinaban a varias decenas de millones, no consumirían los productos publicitados en el programa. Los anunciantes retiraron la publicidad. El programa fue eliminado de la parrilla.

También, el Tribunal Supremo condenó a Telecinco con una multa de 470.000 euros por anunciar, de forma encubierta, el complejo residencial de Marina d'Or en cinco capítulos de la serie Yo soy Bea, según informa Servimedia.

Se ha levantado una sociedad que exige a los anunciantes que deben asumir su responsabilidad sobre los contenidos de los programas donde se anuncian.

Las empresas anunciantes deben retirar todos sus spots de los programas, de gran audiencia de Telecinco por degradar al ser humano.

 

Clemente Ferrer
[email protected]