• El banco malo ha tenido que vender pisos al por mayor, es decir, a los fondos, para cumplir los objetivos.
  • Se generan dos problemas: no estalla la burbuja inmobiliaria y no se conocen las cifras de las operaciones financiadas con dinero público
  • Según el Ministerio de Economía, la SAREB ha ingresado 1.700 millones de euros en lo que va de año y ha vendido 4.500 viviendas a particulares.
  • Las manifestaciones de ciudadanos ante la sede del banco malo, en Madrid, ha provocado en más de una ocasión que los trabajadores hayan tenido que abandonar el edificio por el garaje.

Los objetivos de la SAREB para todo 2013 consisten en ingresar 933 millones de euros y vender 7.528 viviendas. Pues bien, según el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, el banco malo ha logrado, en lo que va de año, unos ingresos de 1.600 millones de euros y ha vendido alrededor de 4.500 viviendas a particulares. Lo ha afirmado este miércoles durante la inauguración del XV Foro Latibex, en Madrid.

Para entendernos. Realmente, la SAREB no ha vendido 4.500 viviendas a particulares porque no comercializa los pisos. Los venden las entidades que traspasaron dichos activos al banco malo. La sociedad que preside Belén Romana (en la imagen) no interviene en esas operaciones.

Donde sí interviene es en las grandes colocaciones -la última conocida, a Deutsche Bank-, esto es, en las ventas de paquetes de viviendas a fondos buitre. Lo ha tenido que hacer para cumplir con los objetivos marcados y porque desde Bruselas le han llamado la atención en varias ocasiones para que acelere la ejecución del plan de negocio que consiste, precisamente, en vender las viviendas.

Pero, ¿qué ocurre cuando vende paquetes de pisos a fondos buitre Fundamentalmente dos cosas. La primera, que no estalla la burbuja inmobiliaria sino que, sencillamente, cambia de manos. La segunda: que no se conocen las cifras reales de estas operaciones, es decir, los descuentos con los que compran dichos fondos. Y eso que la SAREB es pública, por mucho que se empeñen en afirmar lo contrario, y somos todos los contribuyentes los que pagaremos por ella.

Al margen de las cifras, el ambiente de trabajo que se respira en la SAREB sigue muy enrarecido. Por un lado, Romana quiere que el ministro Guindos la promocione para un puesto de más responsabilidad -con sueldo superior a los 300.000 euros anuales que cobra en la SAREB-, a ser posible en Europa. Pero Guindos se niega. Prefiere que continúe al frente del banco malo. Por otro lado, Walter de Luna y otros ejecutivos consideran que la gestión de Romana no es, ni mucho menos, la mejor.

A todo esto, se siguen produciendo concentraciones de ciudadanos ante la sede de la SAREB, en Madrid. Concentraciones que ya han provocado, en más de una ocasión, que los trabajadores del banco malo hayan tenido que abandonar el edificio por el garaje.

Andrés Velázquez

[email protected]