• Tras la firma de un convenio de colaboración para apoyar económicamente un nuevo centro de la FAD.
  • Ante el asombro de propios y extraños, los tres ocuparon una mesa del salón principal, a la vista de todos.
  • A la Reina se le vio mucho más distendida que en otras ocasiones, fruto de la también más distendida relación que mantiene con SM el Rey desde el verano.
  • Al presiente de Telefónica no le gusta salir a comer y el del Santander nunca lo hace.
  • La nota de color: coincidieron con un almuerzo de directivos del BBVA.

La escena no tiene desperdicio: en una misma mesa, en mitad de un restaurante madrileño, se sientan a comer la Reina Sofía, César Alierta y Emilio Botín. Aunque para ser exactos, tanto el presidente de Telefónica como el del Banco Santander tuvieron que esperar unos minutos hasta que llegara la Reina. Es igual, la imagen es impagable.

¿Cómo se gestó el almuerzo Esa misma mañana del martes, los tres protagonizaron la firma de un convenio de colaboración para apoyar económicamente un nuevo centro de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y que llevará el nombre Centro Reina Sofía. Durante la firma, la Reina sugirió a Botín y a Alierta ir a comer a un restaurante. Dicho y hecho, eso sí, cada uno en su coche y con sus guardaespaldas.

Y se preguntarán, ¿de qué hablaron Ni idea. Seguro que de todo un poco o de poco un mucho. Lo que sí está claro es que a la Reina se le vio mucho más distendida que en otras ocasiones, producto de la también más distendida relación que mantiene con SM el Rey. Desde luego, mucho mejor que la vivida durante el primer semestre del año.

Se dio la circunstancia de que el almuerzo 'real' coincidió con otro de directivos del BBVA. Se pueden imaginar los comentarios: que si el Santander busca ahora el apoyo de la Corona…

Miriam Prat

[email protected]