Su soporte electoral es el electorado más ´progresista´

Según la última encuesta de la agencia Gallup, la popularidad del presidente de los Estados Unidos, Barack Hussein Obama, continúa cayendo, ya que, hoy por hoy, goza de una aprobación del 52% frente a un 41% que desaprueba su gestión, lo que supone la tasa de aprobación más baja desde que llegó a la Casa Blanca, el pasado mes de enero.

Esta caída de popularidad nos deja algo muy claro: Obama ya no es aquel mesías que llegó a la Presidencia arropado por casi todo el pueblo americano y con la promesa de cambiar el país - o al menos, eso es lo que rezan las encuestas-.

Eso sí, como podemos ver en el estudio, el gran soporte electoral del presidente afroamericano, continúa siendo el electorado más liberal, que agrupa a los grupos pro-choice (abortistas), ecologistas, lo que en Europa conocemos como electorado progresista y en Estados Unidos, liberal.

Esta afirmación se puede comprobar fácilmente, dado que, el actual presidente, goza de una aprobación del 86% dentro de los demócratas, aunque, bien es cierto, que dentro del partido de JFK, goza de una mayor aprobación dentro del electorado más progresista -dado que le apoya el 91% de los demócratas liberales-, en contraposición con el 78% de aprobación entre los demócratas más conservadores entre los que se incluyen los demócratas pro-vida y los demócratas que en materia de política fiscal y económica, se asemejan a los republicanos.

Este gran apoyo de sus compañeros de partido, se contrarresta con el gran rechazo entre los republicanos, dado que tan sólo un 16% de los miembros del partido de Ronald Reagan le apoya. Sin embargo, el gran problema para Obama son los independientes, que, al fin y al cabo, son los que siempre inclinan la balanza en las elecciones generales. Su aprobación entre este electorado, ha caído al 49%, lo que supone 7 puntos menos que en julio.

En cuanto a la aprobación por edades, la peor noticia para Obama es su caída de popularidad entre los jóvenes de 18 a 29 años, ya que a pesar de que son los que más le apoyan, la aprobación en este grupo ha caído del 71% en julio al 60% en agosto.

Otra mala noticia para el actual presidente es que, por primera vez durante su mandato, los mayores de 65 años desaprueban su gestión 48% frente a 43%- lo que supone un nuevo golpe para el inquilino de la Casa Blanca, ya que en julio rozaba el 50% de aprobación de la tercera edad norteamericana.

Por último, en cuanto al sexo, las mujeres continúan depositando mayor confianza en el presidente afroamericano que los hombres, ya que un 54% de las mujeres le aprueba, por un 50% de los hombres.

En conclusión, podemos ver que Obama tendrá que descansar mucho en la exclusiva isla de Martha's Vineyard, ya que le espera un difícil inicio de curso político, con su popularidad cayendo día a día y con la difícil reforma del sistema sanitario que plantea llevar a cabo.

Gabriel López

[email protected]