El problema de la educación en España son muchos. Y están en la política educativa pero también en la comunidad educativa, de suyo bastante podrida.

Los problemas son, entre otros, los siguientes.

1.- Que el 26% de los profesores navarros, además de luchar por la escuela pública, naturalmente, son partidarios de ETA.

2.- Que las llamadas Juventudes Libertarias, entran en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense (los fachas, según la progresía dominante) y le abren la cabeza a un miembro de una asociación cultural tradicionalista, Francisco de Vitoria. Es decir, no a los ultraderechistas, sino a los cristianos.

3.- Que RTVE, la tele del Gobierno de derechas, hace suyas las reivindicaciones de los de la 'comunidad educativa' quienes dicen, por ejemplo, que "toda" la comunidad educativa está contra la Ley Wert.

Toda la comunidad que aparece en RTVE, la tele presuntamente controlada por el ministro Wert, pone el micrófono a los padres 'laicos' (los padres curas no existen pero se les espera en cualquier momento), es decir, a la CEAPA, a pesar de que la asociación mayoritaria es la CONCAPA, es decir, los padres de alumnos católicos. Ayer, por fin, sacaron a escena a Luis Carbonell, presiente de la CONCAPA, pero sólo en el minoritario canal 24 Horas.

En otras palabras, de la podrida comunidad educativa, que no es más que la izquierda anticlerical, ha copado todo el debate. De la educación privada (sobre todo la privada- concertada) que es donde la inmensa mayoría de los padres españoles, todo el que puede, quieren educar a sus hijos, ha quedado fuera del debate, sencillamente no existe, en la mismísima televisión que controla la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

Los que están de acuerdo, aunque sea parcialmente, con la ley Wert (los católicos tenemos motivos para discrepar de la LOMCE, que conste), ni se habla. No existen, no forman parte de la 'comunidad educativa' y de la falsa unanimidad que quiere crear la progresía política contra la norma gubernamental.

Concluyendo: ¿Qué es lo que une a la redicha 'comunidad educativa', partidaria de los 'derechos educativos' de la escuela pública y laica, etc., etc. Pues su anticlericalismo, su cristofobia. Eso es lo sustantivo, el resto son adjetivos. Pero que la propia RTVE anime a los vándalos del Sindicato de Estudiantes, que pretenden echar abajo el texto del gobierno, es como para que se lo haga mirar, señora vicepresidenta del Gobierno.

Insisto: lo que está en juego en la LOMCE no es el modelo educativo, ni su financiación, ni las exigencias a los alumnos progres para que sean menos vagos, estudien más y se manifiesten menos. Lo que está en juego es la educación cristiana contra los cristófobos. Y ambos forman, la precitada… comunidad educativa.

Eulogio López

[email protected]