Los yihadistas se han hecho con el poder entre las fuerzas rebeldes siriasQue España actúe como mediadora en un conflicto siempre está bien: por la ayuda que se presta a los contendientes y porque te puede dar prestigio internacional.

Y una especie de mediación es lo que está haciendo España -a través del el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación español- este lunes y mañana martes, al albergar  una reunión entre miembros de la oposición siria al régimen de Bashar al Assad con el objetivo de de encontrar una solución política al conflicto que ha acabado con la vida de miles de personas desde 2011. También se abordará la posible celebración de una Conferencia de paz en Ginebra, que quieren promover Rusia y Estados Unidos, con el apoyo de la comunidad internacional.

La idea surgió del ofrecimiento hecho por el Gobierno español a la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Oposición y de la Revolución Sirias (CNFORS), que desde el inicio de la crisis ha abogado por la búsqueda de una "solución política" y ha tratado de favorecer el "diálogo" en el seno de la oposición.

El caso es que a la reunión asisten alrededor de 80 personas, representantes de distintos grupos opositores al régimen de Al Assad. El único problema es que a la reunión de Madrid no ha sido invitado ningún grupo relacionado con los movimientos yihadistas y salafistas que desde que comenzó el conflicto se han ido haciendo cada vez más presentes y poderosas. Un ejemplo:  "Las milicias del Free Syrian Army y de los grupos yijadistas hacen pagar caros peajes a todos los vehículos procedentes de las zonas de Damasco y Aleppo que transportan mercancías. Dicen que ese dinero sirve para comprar armas, que son como 'impuestos para la revolución'. Por eso ahora los precios de los alimentos en nuestras ciudades y en nuestros pueblos son casi diez veces mayores que antes". Así lo informa a la Agencia Fides el Arzobispo Jacques Behnan Hindo, titular de la Archieparquía sirio-católica de Hassaké-Nisibis, en la provincia mesopotámica de Jazeera.

Ignoramos por qué no han sido invitados los yihadistas. Pero, como se sabe, estos grupos han protagonizado en los últimos tiempos hechos terroríficos, como cuando uno de sus jefes le mordió el corazón a un soldado muerto del régimen. Y el hecho es que los yihadistas se han hecho con el poder entre las fuerzas rebeldes y su último propósito es la instauración de un régimen fundamentalista islámico en Siria.

Así que dudamos mucho de la eficacia de esta reunión. Mientras, España espera que se pueda llegar a un acuerdo, pese a las diferencias que mantienen la mayoría de los Estados miembros con Francia y Reino Unido, que son partidarios de modificar el régimen de sanciones para proporcionar armas a la oposición al régimen de Al Assad.

Andrés Velázquez
[email protected]