Sr. Director:
Si algo puede salir mal, saldrá mal", decía Murphy.

La verdad es que tengo que probar un día, y tal vez no sea para tanto el decir que es perjudicial llegar a la casa de tus padres a las 10 de la mañana del día siguiente, lo malo es que ya no desayunaríamos juntos, y seguramente cuando me levantase tampoco comería con mi familia, y a la noche siguiente no tendría muchas ganas de cenar.

Esto sería la 1ª vez, pero claro que para mantener en nivel las siguientes ocasiones, si no eres superman , tienes que apropiarte a apoyos que te ayuden a mantener el tipo hasta esas horas, y hacer la imagen de pasarlo como un alienígena. Y ya en las siguientes salidas poco a poco, el vinculo familiar se vuelve un tanto esquizoide, tus padres comienzan a pasar, y tu también, te mola el camino iniciado, aunque con el paso de las semanas, meses, años, ya no lo pasas también, y ya posiblemente seas otro más que perdiste la oportunidad de tu vida con el tiempo perdido, y seguramente muy deteriorado, tú y tu familia.

Tengo un excelente amigo médico, con unas referencias inmejorables, que un día en su carrera, el y otro excelente especialista, ambos muy conocidos, se plantearon probar, pero en ese momento puntual, los dos decidieron abstraerse y continuar con su carrera, pues se dijeron que tal vez les pudiese gustar, repetirían, y ya no redirían igual.

¿Qué ganamos con este ejemplo real, dos médicos referentes, y por los cuales suspiran sus pacientes, y alaban sus compañeros? Y si hubiesen probado, tal y como decía Murphy, hoy posiblemente serían pacientes de algún médico, tal vez psiquiatra, pero peor si fuesen clientes de otros estamentos, y peor si ya ni lo contasen.

Vicente Fernández-Pedrera Morell

[email protected]