Sr. Director:
A pesar de la buena cosecha y de que han caído estrepitosamente los precios en origen de las materia primas para la producción de alimentos, los precios de estos permanecen altos en muchos países.

A pesar del descenso de los precios internacionales en la segunda mitad de 2008, los precios nacionales de los alimentos continúan siendo muy altos en muchos países en desarrollo, afectando el acceso de los grupos de población de bajos ingresos.

En Sudamérica y Centroamérica, los precios de los principales alimentos básicos han continuado subiendo -o no han bajado- en los últimos meses. En los países de África occidental y oriental, los precios cayeron de forma significativa desde el principio de la recolección en septiembre-octubre, pero en enero se encontraban de nuevo por encima del nivel de un año antes.

La situación empeora en el caso del trigo y el arroz importados, que son alimentos básicos en estas zonas, ya que los precios siguen subiendo. Los precios del trigo y el arroz también permanecen altos en diversos países pobres de Asia, incluyendo Afganistán, Pakistán y Sri Lanka.

Desgraciadamente, estas situaciones provocan hambre en los países pobres e injusticias a los agricultores de los países ricos.

Domingo Martínez Madrid

domingo121@gmail.com