• Durante el año 2012 se produjeron un total de 110.764 rupturas matrimoniales, entre nulidades, separaciones y divorcios.
  • Así que los divorcios representaron el 94,1% del total, las separaciones el 5,8% de y las nulidades el 0,1% restante.
  • El mayor número de nulidades, separaciones y divorcios en 2012 tuvo lugar en la franja de edad entre 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres.
  • La duración media de los matrimonios hasta la fecha de la sentencia fue de 15,5 años (15,7 en 2011).
  • La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 75,1% de los casos, cifra inferior a la del año anterior (81,7%).
Según ha informado este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE), durante el año 2012 se produjeron un total de 110.764 nulidades, separaciones y divorcios, lo que supuso una tasa de 2,4 por cada 1.000 habitantes. 

Por tipo de proceso, se produjeron 104.262 divorcios (un 0,6% más que en el año anterior), 6.369 separaciones (un 7,9% menos) y 133 nulidades (un 0,8% más). Así que los divorcios representaron el 94,1% del total, las separaciones el 5,8% de y las nulidades el 0,1% restante.  

Del total de divorcios, el 65,9% fueron de mutuo acuerdo y el 34,1% no consensuados. Por su parte, el 72,1% de las separaciones fueron de mutuo acuerdo y el 27,9% contenciosas. Las disoluciones consensuadas de divorcios registraron una ligera disminución en términos relativos respecto al año anterior, ya que en 2011 el 66,8% de los divorcios fueron de mutuo acuerdo. Por su parte, las separaciones consensuadas experimentaron un ligero aumento, representando un 70,8% sobre el total de éstas en 2011.

El mayor número de nulidades, separaciones y divorcios en 2012 tuvo lugar en la franja de edad entre 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres. La edad media de las mujeres fue de 42,2 años (42,0 años en los divorcios, 46,8 en las separaciones y 39,6 en las nulidades). En el caso de los hombres, la edad media fue de 44,8 años (44,5 años en los divorcios, 49,1 en las separaciones y 40,2 en las nulidades). Dichas edades medias fueron similares a las registradas en 2011 (42,3 años para las mujeres y 44,9 para los hombres).  

El 84,3% del total de nulidades, separaciones y divorcios registrados en 2012 tuvo lugar entre cónyuges de nacionalidad española. En el 10,0% uno de los cónyuges era extranjero y en el 5,6% ambos cónyuges eran extranjeros.

La duración media de los matrimonios hasta la fecha de la sentencia fue de 15,5 años (15,7 en 2011).    

Los matrimonios disueltos por divorcio tuvieron una duración media de 15,2 años, mientras que la de los matrimonios separados fue de 20,8 años. Por su parte, el tiempo medio transcurrido entre la fecha del matrimonio y la declaración de nulidad fue de 9,3 años.  

Tres de cada 10 divorcios se produjeron después de 20 años de matrimonio y dos de cada 10, en uniones que duraron entre 6 y 10 años. En el caso de las separaciones, el 47,7% de los matrimonios tuvo una duración superior a 20 años y el 12,0% entre 6 y 10 años.

El 42,5% de los matrimonios correspondientes a las sentencias de  nulidad, separación o divorcio en el año 2012 no tenían hijos, porcentaje similar al del año anterior. El 47,9% tenían solo hijos menores de edad, el 4,3% solo hijos mayores de edad dependientes económicamente y el 5,2% hijos menores de edad y mayores dependientes. El 28,2% tenía un solo hijo.  

En el 57,5% de los casos se asignó una pensión alimenticia, cifra similar a la del año anterior (57,2%). En el 79,4% el pago de la pensión alimenticia le correspondió al padre (85,9% en 2011), en el 9,8% a la madre (5,1% en el año anterior) y en el 10,8% a ambos cónyuges (9,0% en 2011).
 
La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 75,1% de los casos, cifra inferior a la observada en el año anterior (81,7%). En el 9,7% de los procesos la custodia la obtuvo el padre (frente al 5,3% de 2011), en el 14,6% fue compartida (12,3% del año anterior) y en el 0,6% se otorgó a otras instituciones o familiares.  

En el 11,4% de las sentencias se fijó una pensión compensatoria. En nueve de cada 10 casos el pago de la pensión compensatoria fue asignado al esposo.

En lo que concierne a la presentación de la demanda, en el 48,0% de los casos fue presentada por ambos cónyuges, en el 29,6% por la esposa y en el 22,4% por el esposo. Este orden de prelación se mantuvo tanto en los divorcios, como en las separaciones.  

El 70,6% de las demandas de divorcio se resolvió en menos de seis meses (igual que en el  2011), mientras que en el 9,6%  de los casos la duración fue superior al año (9,2% en el año anterior).
 
El 76,6% de las demandas de separación se resolvieron en menos de seis meses (mismo porcentaje que en 2011), mientras que el 6,6% tardaron más de un año (7,0% en el año anterior).  

La duración media de los procedimientos fue de 5,1 meses (5,0 meses en 2011). En las separaciones fue algo menor (4,4 meses) que en los divorcios (5,2 meses).  

De todo lo anterior cabe concluir: la familia española está en crisis. Como la familia es la célula básica de la sociedad, la sociedad española está en crisis. Pero no perdamos la esperanza.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]