• El informe sobre 'salud sexual y reproductiva' critica que, en ocasiones, se "impide o retrasa" el acceso al aborto en los supuestos en que es legal, con "obstáculos" como "el uso extendido de la objeción de conciencia".
  • Propone que el Estado se inmiscuya en el derecho de los padres a la educación sexual de sus hijos.
  • Y recoge entre sus propuestas la promoción de la ideología de género.
El pleno de la Eurocámara ha decidido este martes 22 de octubre devolver a la Comisión de Derechos de la Mujer el informe sobre 'salud sexual y reproductiva' elaborado por la socialista portuguesa Edite Estrela. El reenvío a la comisión de Derechos de la Mujer ha sido aprobado por 351 votos frente a 319 y 18 abstenciones, por las diferencias entre los grupos políticos sobre el contenido del informe.

Como se sabe, con el eufemismo 'salud sexual y reproductiva' se esconde la promoción del aborto y su presentación como un supuesto derecho humano, que es lo que pretendía precisamente Edite Estrela. En su informe, la eurodiputada portuguesa defiende el supuesto 'derecho de la mujer al aborto'.

El texto recomienda que, "como objetivo de derechos humanos y salud pública, los servicios de aborto de calidad deben ser legales, seguros y accesibles, dentro de los sistemas de salud pública de los Estados miembros". Y critica que, en ocasiones, se "impide o retrasa" el acceso al aborto en los supuestos en que es legal, con "obstáculos" como "el uso extendido de la objeción de conciencia, periodos de espera médicamente innecesarios o asesoramiento parcial".

Un ataque en toda regla para acabar con la libertad de conciencia y la objeción de conciencia que, como se sabe, es otro de los objetivos del Nuevo Orden Mundial.

Otra de las cuestiones del informe que ha provocado el rechazo de los eurodiputados conservadores es la petición de que la educación sexual "sea obligatoria para todos los alumnos en las escuelas primarias y secundarias" y que se preste especial atención a este tipo de programas.

Los Estados miembros, además, deberían ofrecer servicios de salud sexual y reproductiva "adecuados para adolescentes" en función de su edad, madurez y evolución de sus capacidades. Los adolescentes deben poder acceder a estos servicios "sin el consentimiento de sus padres o tutores". Esto, en la práctica, supondría retirar la autoridad a los padres para que sean los Estados quienes dirijan la vida sexual de los menores, como explica Aciprensa.

El documento también reclama la necesidad de que las mujeres tengan acceso a revisiones ginecológicas y mamografías anuales. Por ello, considera "inaceptable" que con la "excusa" de los recortes para superar la crisis se reduzcan estas prestaciones en algunos Estados miembros. Además reclama servicios de fertilidad y opciones reproductivas "no discriminatorias" para que tengan acceso a los tratamientos todas las mujeres, también en el caso de solteras y lesbianas, en un guiño a la ideología de género.

Por otro lado, considera que la maternidad subrogada es una "comercialización" de los niños y las mujeres, por lo que lo considera una "amenaza" para la salud de las mujeres y para los Derechos Humanos. En lo que se refiere a las políticas de este tipo en el marco de la cooperación y ayuda al desarrollo que la UE ofrece a terceros países, el informe incluye entre sus peticiones que se garantice el acceso al aborto "a las mujeres y niñas que son víctimas de violaciones en conflictos armados".

Andrés Velázquez

[email protected]