Andrés Enria (en la imagen) es el presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA).  Acusa a los gobiernos europeos de haberse empeñado en salvar todos sus bancos, en lugar de liquidar los que no eran viables. A buenas horas, mangas verdes.

En efecto, todos los países europeos, así como Estados Unidos (con una excepción importante: Lehman Brothers) se empeñaron en salvar todos los bancos en crisis con dinero publico. Por resumirlo en pocas palabras: la especulación financiera fue la que provocó la crisis.

En ese punto se podía haber optado por dos vías: dejar caer a los bancos en crisis o salvarlos. Se optó por la segunda... y entonces la crisis financiera se convirtió en crisis económica global, que ha llevado a la ruina a Occidente (no así a los países emergentes).

¿Por qué Pues en España tenemos un ejemplo muy claro con las preferentes. Si dejas quebrar a un banco, todos los inversores, entre ellos los preferentistas, se pondrían en la cola de acreedores, y siempre después de los depositantes, a quien los estados sí tienen que salvar. Y los preferentistas que pierdan su dinero ya no volverán a votar al Gobierno. Al menos, ese es el riesgo que corren los políticos.

Pues mire usted, señor Enria, ya no podemos desandar lo andado. A estas alturas, a ninguna de las entidades salvadas en Europa se le puede instar la quiebra. Pero sí podemos, en el marco de la unión bancaria, rectificar para el futuro y aplicar el sistema de dejar quebrar a los quebrados y que todo tipo de inversores pierdan su dinero, tras asegurar, eso sí, los 100.000 euros para los depositantes de la entidad.

Si no, seguiremos donde estamos y la crisis financiera regresará, tarde o temprano.

Eulogio López

[email protected]