• Y el crédito disminuye un 12,17% desde agosto de 2012.
  • Las perspectivas no son buenas: el sector asume que la morosidad seguirá creciendo en los próximos meses.
  • Lo que les obligará a aumentar sus provisiones bancarias.
  • Los bancos han limitado las refinanciaciones de deuda a empresas, también a las grandes.
  • Lo más preocupante: la situación de las entidades medianas.
  • Una cosa está clara: el crédito aún tardará mucho en llegar a familias y pymes.

Los responsables de riesgos de los bancos están ante la cuadratura del círculo: cómo aumentar el crédito si al mismo tiempo aumenta la morosidad y de qué manera: según datos publicados este viernes por el Banco de España, en agosto marcó un nuevo récord histórico y alcanzó el 12,12%, superando el 11,38%, el máximo anterior registrado en noviembre de 2012.

Y esto teniendo en cuenta que, desde agosto de 2012, el crédito concedido por las entidades ha disminuido un 12,17%. La situación es muy preocupante. De hecho, nadie en el sector -tampoco el gobernador del BdE, Luis María Linde (en la imagen)- confía en que mejore en los próximos meses, lo que obligará a los bancos a aumentar sus provisiones.

De momento, los bancos ya han limitado, y mucho, las refinanciaciones de deuda, no sólo a pymes sino también a las grandes corporaciones.

En este contexto, lo más preocupante es la situación de las entidades medianas que han llegado a este momento con muchas dificultades y muchas de ellas gracias al rescate bancario. Si sigue creciendo la morosidad, ¿será suficiente la ayuda recibida Además, el Gobierno ha descartado prorrogar el rescate bancario, tal y como quería Bruselas.

Una cosa está clara: el crédito aún tardará mucho tiempo en llegar a pymes y familias.

Pablo Ferrer

[email protected]