• Como muchas operadoras son ya propiedad de fondos se busca comprador industrial.
  • El fondo de capital riesgo británico ha adquirido el 30% que le quedaba del cablero gallego.  
  • En esta operación ha tenido un importante papel el presidente de este operador regional, Honorato López Isla, quien fuera consejero delegado y vicepresidente de Unión Fenosa.
  • En nuestro país los fondos están comprando todas las cableras independientes (Euskaltel, Telecable y R) sin otro objetivo que darles el pase.
  • De esta manera el sueño de los operadores regionales pequeños se volatiliza y al final solo quedarán los operadores integrales de gran tamaño.
  • La mayoría de los operadores de cable  apuesta por el cuádruple play, es decir, lanzan una oferta, que incluye: teléfono fijo, móvil, internet y televisión.

En la actualidad la fibra óptica, que permite hablar de las denominadas autopistas de la información, es de una gran importancia en el ámbito de las telecomunicaciones, tanto español como mundial. Así como un bien codiciado por muchos, pero no todos pueden afrontar las grandes y caras obras que supone su cableado e instalación hasta los hogares de los consumidores.

Cuando apareció la fibra óptica en España se la vio como una especie de maná y por ello, además del operador de telecomunicaciones nacional ONO, surgieron tres operadores regionales, apoyados por las cajas de ahorro locales. Estos fueron: el vasco Euskaltel, el asturiano Telecable y el gallego R. Sin embargo, la crisis económica y las nuevas exigencias financieras, que penalizaban las participaciones industriales, provocaron que las entidades empezaran a desinvertir en estos operadores regionales. Una desinversión que han aprovechado muchos fondos de inversión de capital riesgo para adquirir participaciones en estos pequeños operadores o incluso para controlarlos en su totalidad.

Al hilo de esto, el fondo británico CVC ha adquirido el 30% que le quedaba del cablero gallego R, pues ya adquirió el 35% en abril de 2010 al comprar participaciones a inversores minoritarios y en noviembre de ese mismo año amplió su porcentaje, con la compra de otro 35% a la caja gallega Novagalicia Banco (NCG Banco). Por lo tanto CVC ya contaba con el 70% de R.

En la reciente operación para adquirir el 30% restante del operador de cable gallego y así poder controlarlo en su totalidad, ha tenido un importante papel el presidente de R, Honorato López Isla (en la imagen), quien fuera consejero delegado y vicepresidente de Unión Fenosa hasta el año 2009. Pero en esta ocasión el vendedor no ha sido NCG Banco, sino el banco venezolano Banesco, que adquirió el pasado diciembre la entidad gallega por 1.003 millones de euros, aunque a día de hoy el banco que preside Juan Carlos Escotet todavía no ha hecho frente al primer pago, como informó Hispanidad.

Además la compra total de R por CVC no es nada irrelevante, pues deja al descubierto un plan de mayor envergadura, ya que significa el inicio del proceso de fusión del cable en España y como muchas cableras son ya propiedad de fondos se busca un comprador industrial.

Recordemos que en nuestro país los fondos están comprando todas las cableras independientes (Euskaltel, Telecable y R) sin otro objetivo que darles el pase. En diciembre del 2012, los fondos Trilantic e Investindustrial se hicieron con el 48,1% del operador regional vasco, mientras que Kutxabank controla el 49,9% e Iberdrola, el 2% restante. En el 2011, el fondo de capital riesgo estadounidense The Carlyle Group compró el 85% de la cablera asturiana, el otro 15% está controlado por Liberbank, banco liderado por Cajastur.

De esta manera el sueño de los operadores regionales pequeños se volatiliza y al final solo quedarán los operadores integrales de gran tamaño. Lo lógico es que se fusionen todas las cableras regionales. Pues serán las grandes, las que antes o después absorberán a las pequeñas. Ya saben se repetirá de nuevo la historia de que el pez grande se come al chico. En principio se descarta que Orange sea el comprador de estas operadoras de cable regionales, puesto que en parte pertenece al gobierno francés.

Mientras todo esto sucede los operadores de cable apuestan cada vez más por el cuádruple play en España, es decir, ofrecen telefonía fija, móvil, internet y televisión. Ya hay seis operadores con esta propuesta: Telecable, Euskaltel, R, Telefónica, Orange y ONO. Un buen ejemplo de esto es el último lanzamiento de la operadora que preside César Alierta, el denominado Movistar Fusión.

Cristina Martín

[email protected]