La Directiva de la UE relativa a los Gestores de Fondos de Inversión Alternativos (GFIA) es una norma "compleja y novedosa" que introduce "exigentes requisitos", afirma el organismo. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha puesto de manifiesto en su último boletín que la Directiva de la UE relativa a los Gestores de Fondos de Inversión Alternativos (GFIA) es una norma "compleja y novedosa" que introduce "exigentes requisitos para la gestión de Fondos de Inversión Alternativos (FIA)" en la Unión Europea. Como consecuencia de ello, afirma, "es previsible que las entidades que los gestionan tengan que reconsiderar sus modelos y acometer cambios organizativos que les permitan hacer frente a las nuevas exigencias".

En este sentido, la CNMV apunta que "la delegación de funciones es una de las opciones a tener en cuenta, dado que la Directiva permite la externalización de algunas de las funciones de los GFIA, si bien bajo estrictas condiciones que aseguren que mantienen el núcleo de la actividad". Se pretende evitar con ello -añade el organismo- "prácticas que tiendan a eludir el cumplimiento de la Directiva, por ejemplo, mediante la designación como GFIA de una entidad establecida en un tercer país, no sujeta a autorización en la Unión Europea, que realice la gestión efectiva de los FIA en el territorio y a través de entidades de la Unión Europea en las que delegue sus funciones".

En su informe, la CNMV recoge las opiniones que apuntan a la posibilidad de que la Directiva podría favorecer la localización de los GFIA en determinados Estados Miembros, desde donde podrían comercializarse en el resto de la Unión Europea todos los FIA gestionados, con la finalidad de concentrar recursos clave y experiencia y de aprovechar posibles economías de escala. "Sin embargo, no están claras las ventajas, en su caso, de agrupar en una misma entidad tanto la gestión de los FIA como la gestión de vehículos UCITS, dado que se trata de modelos de negocio muy diferentes", afirma

Desde el punto de vista de los inversores, indica el organismo, "las nuevas exigencias en materia de transparencia, restricciones sobre las inversiones y control de riesgos pueden favorecer la captación de clientes que muestren preferencia por productos y gestores regulados".

No obstante, añade- "serán las entidades las que deban analizar sus estructuras a la vista de los nuevos requerimientos con el fin de adaptarse a ellos, al tiempo que aprovechan las nuevas oportunidades de negocio que puedan surgir, teniendo en cuenta que el pasaporte europeo va a facilitar el acceso a todos los mercados de la Unión Europea".

Por último, la CNMV recuerda que, desde el 22 de julio de 2013, los GFIA que operasen antes de esa fecha "deben cumplir con lo dispuesto en la Directiva y disponen de un año para solicitar su autorización". "No obstante, hasta la fecha parece que en la mayor parte de los Estados Miembros las entidades se encuentran en una situación de expectativa y es probable que las autorizaciones de los GFIA existentes se concentren en el primer semestre de 2014, concluye.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]