• El juez Castro adelanta la declaración de la Infanta al 8 de febrero a las 10:00 horas.
  • La Casa Real le dijo a la segunda hija del Rey que acelerara el asunto.
  • Esta ha renunciado a su derecho a recurrir y declarará voluntariamente.
  • Tampoco han recurrido la Fiscalía Anticorrupción ni la Abogacía del Estado.
  • El magistrado instructor la volvió a imputar por un delito de blanqueo de capitales y un delito fiscal el pasado martes.

La Casa Real tiene un motivo para estar algo más contenta, pues parece que pronto va a acabar la instrucción del 'caso Nóos', y es que el propio jefe de esta institución, Rafael Spottorno, pidió en una entrevista en el programa de TVE Audiencia abierta el pasado 4 de enero, que se cerrara ya dicha instrucción porque estaba suponiendo un "martirio".

El juez instructor del caso, José Castro, ha anunciado este lunes que adelanta la declaración de la Infanta Cristina (en la imagen junto a su marido Iñaki Urdangarin) como imputada al sábado 8 de febrero a las 10:00 horas, es decir, un mes antes de lo que estaba previsto. Recordemos que Castro había vuelto a imputar a la Infanta por un delito de blanqueo de capitales y un delito fiscal en el 'caso Nóos' y la había citado a declarar el 8 de marzo, día de la mujer trabajadora.

Al adelantar la fecha de la declaración, el magistrado responde a la actitud de la Infanta, pues la defensa de la segunda hija del Rey registró el pasado sábado un escrito dirigido al juez, en el que anunciaron que su representada no iba a recurrir la imputación y demandaba comparecer cuanto antes.

Según el abogado de la Infanta, Miquel Roca, ha sido ella quien ha tomado la decisión de renunciar a su derecho a recurrir la imputación y ha decidido "que lo mejor que podía hacer era ofrecerse voluntaria a declarar cuanto antes mejor". Pero según las fuentes consultadas por Hispanidad esto no ha sido así, sino que la idea ha sido de la propia Casa Real, que ha pedido a la Infanta que acelere el asunto.

La Infanta Cristina "está absolutamente convencida de su inocencia", según su letrado, y confía en que, una vez haya declarado como imputada "habrá quedado todo muy definitivamente aclarado". Además Roca ha reiterado que su representada no está satisfecha con esta situación, pero ha decidido declarar para evitar "efectos colaterales" como la dilación en el procedimiento.

En esta ocasión tampoco ha recurrido la Fiscalía Anticorrupción ni la Abogacía del Estado. Solo cabe esperar algo menos de un mes para ver si es verdad que la Infanta Cristina no tiene nada que ocultar como ella dice y para tener su fotografía al acudir a declarar ante José Castro, si es que se deja ver bajando la cuesta de los juzgados de Palma de Mallorca, como hizo su marido, Iñaki Urdangarin. Veremos qué pasa y si es o no inocente; Castro tiene en su tejado la pelota.

Cristina Martín

[email protected]