• Los bancos: Santander, BBVA, Caixabank y Banesco (Etcheverría). Fondos: Guggenheim, WL Ross, JC Flowers, Anchorage. Elliot se retira.
  • Ojo, los fondos no presentan oferta conjunta: cada uno por su lado. Y Guggeheim ya ha presentado su opción.
  • El sobrecoste que supone el 12% del coeficiente de garantía exigido a los fondos se reduce de 700 a 200 millones de euros.
  • Caixa se alía con  WL Ross... con consecuencias sobre la estructura Caixa-Caixabank.
  • Y cuando se privatice, NCG Banco se expandirá por Asturias y León... algo que agrada a Núñez Feijóo.
  • Incluso podrían plantearse una fusión con Liberbank.

Un día más: el FROB amplía el plazo 24 horas para que los postores que quieran hacerse con Novagalicia Banco (NCG) presenten sus ofertas.

Por el momento son cuatro bancos y cuatro fondos, aunque uno de ellos, WL Ross negocia un acuerdo con Caixabank para ir de la mano.

Los cuatro bancos son: el Santander, que no se muestra especialmente interesado una vez que el ministro Luis de Guindos ya les ha advertido que no cuenten con la ayuda de un Esquema de Protección de Activos (EPA) y que los famosos DTA tendrán nueva regulación cuando corresponda, sin hacerlo coincidir con la subasta.

El BBVA de Francisco González presentará oferta, con ánimo de ganar, aunque FG no es el banquero favorito del Ministerio de Economía, especialmente desde que se dedica a criticar, fuera de España, al sistema bancario español. Además, a quien menos le gusta FG es al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (en la imagen), que anhela un banco gallego, no la absorción por el vasco BBVA.

La Caixa ha sido la más inteligente a la hora de presentar sus credenciales. En primer lugar, concede a la Xunta que Novagalicia seguirá siendo una marca gallega, que mantendrá al actual equipo directivo de la entidad, que ha saneado la entidad y a su presidente, José María Castellano, al frente. No sólo eso, negocia una alianza con el fondo WL Ross, aunque no se lo plantearán en esta primera fase de presentación de ofertas.

En este punto, no olvidemos algo muy importante y que hasta ahora ha pasado desapercibido: en el MOU particular de NCG Banco, se pactó con la troika que el territorio natural de la entidad no sólo sería Galicia, sino también Asturias y León. Esto le encantaría a Caixabank y a Ross, pero sobre todo le encantaría a Núñez Feijóo. Incluso entra en lo posible que la nueva Novagalica se fusione, o absorba, a Liberbank si éste no fuera capaz de mantener el ritmo de saneamiento imprimido por Manuel Menéndez al banco con sede en Oviedo.

Con una consecuencia ulterior: la inversión de Ross con Caixabank le vendría muy bien a la entidad catalana que preside Isidro Fainé de cara a la aplicación de la ley de fundaciones-caja, uno de cuyos puntos básicos -para cargarse a las cajas- consiste en que la caja no debe aspirar a controlar más del 51% del banco. No se preocupen, ninguna lo conseguirá.

La sorpresa entre los bancos la ha protagonizado Banesco (Banco Etcheverría). Sorpresa porque no habían sido llamados por el FROB para participar en la puja, pero que han puesto tanto interés en hacerlo que al final presentarán oferta por la entidad gallega. Lo cierto es que, tras comprar 66 oficinas a NCG, la entidad del venezolano Juan Carlos Escotet pujó para quedarse con Evo Banco. Y aunque entonces no tuvo éxito, su interés por crecer en España -especialmente en Galicia- es indudable y no se deben minusvalorar sus opciones.

Vamos con los fondos. Lo primero que hay que decir es que se ha roto la unión de los cinco fondos alrededor de Guggenheim. Cada uno irá por su cuenta y si uno gana ofrecerá entrar a los demás. Tanto es así que Guggenheim ya ha presentado su oferta. Los chicos han sido madrugadores.

Ojo, se retira Elliot por lo que las ofertas de los fondos, por el 100% de NCG Banco (aunque plantearán alternativas por porcentajes menores) son las del preciado Guggenheim, la de Ross, con alianza futura prevista con Caixa, la de JC FLowers y la de Anchorage. Sí, la de los fondos es la opción que más gusta a Núñez Feijóo y a José María Castellano, que es quien buscó a esos fondos. Y el Gobierno, a pesar de las reticencias del subgobernador Fernando Restoy, ha terminado por aceptarlo.

Ojo, a última hora los fondos han estado a punto de echarse atrás porque se les exigía un sobrecoste para conseguir un coeficiente de garantía del 12%, frente al 10% que se exige a los bancos. Ahora bien, ese sobrecoste era de 700 millones de euros (además del precio de compra). Pues bien, tras la publicación de resultados de septiembre, la entidad subastada ha presentado un coeficiente del 11,4%. Es decir, el sobrecoste se reduce de 700 millones de euros a menos de 200. Al menos esas son las previsiones.

Eulogio López

[email protected]