Junto a la reciente II Cumbre CELAC, pone de manifiesto la necesidad de impulsar la unión hispanoamericana Los presidentes de los países miembros de la Alianza del Pacífico -Colombia, Chile, México y Perú-, han firmado este lunes en Cartagena (norte de Colombia) un acuerdo económico por el cual se eliminan los aranceles del 92 por ciento de los bienes y servicios que se comercializan entre los cuatro países miembros.

Se trata de un Protocolo Adicional para la liberalización de bienes, servicios e inversiones entre los Estados miembros y ha sido suscrito por los mandatarios de Colombia, Juan Manuel Santos; Chile, Sebastián Piñera; México, Enrique Peña Nieto; y Perú, Ollanta Humala, en el acto de clausura de la VIII Cumbre de la Alianza del Pacífico.

Esta 'Alianza del Pacífico' puede considerarse que es equidistante a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos o ALBA, otra organización americana impulsada principalmente por Hugo Chávez -de corte socialista Siglo XXI- y a la que pertenecen Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas y Venezuela.

Pero es que, recientemente, los 33 países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) se reunieron en La Habana en la II Cumbre CELAC. La población total de los países integrados en la Celac rondaría los 590 millones de habitantes y el territorio una extensión de más de 20 millones de kilómetros cuadrados.

Y, anualmente, aunque a partir de ahora será cada dos años, se realizan también las 'cumbres iberoamericanas', últimamente venidas a menos.

Ya lo decía Julián Marías: cuando se olvida que el elemento integrador de aquella parte del mundo es la Hispanidad, la identidad de Hispanoamérica se diluye en multitud de micro-entes, a resultas de lo cual se pierde la eficacia y la razón de ser de aquellos países.

¿Por qué no hacer un gran mercado común hispanoamericano

José Ángel Gutiérrez
[email protected]