• Guerra civil en el POSE: Díaz traiciona a Rubalcaba, que se va quedando solo.
  • Aunque Alfredo lo disimula: "Cuanto más mande Susana Díaz, mejor; al PSOE le va bien que en Andalucía sea fuerte".

La exconsejera Micaela Navarro (en la imagen) se convertirá en la nueva presidenta del PSOE andaluz en el congreso regional extraordinario que el partido celebrará este fin de semana en Granada. Micaela Navarro sustituirá en el cargo a Amparo Rubiales, que lo ostentaba desde el congreso regional de julio de 2012.

La incorporación de Micaela Navarro a la dirección regional en la Presidencia del PSOE-A vuelve a situar a la exconsejera de Igualdad durante los gobiernos de Manuel Chaves y José Antonio Griñán en la primera línea política, de la que había quedado apartada tras su salida del Ejecutivo después de las últimas elecciones autonómicas de marzo de 2012.

Este movimiento parece confirmar una especie de guerra civil dentro del PSOE, entre 'rubalcabistas' y 'no rubalcabistas'. Entre estos últimos se sitúa la actual presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, quien ayer jueves se sumó al frente que pide primarias en verano, traicionando a Rubalcaba, y declaró: "Yo no voté a Rubalcaba, pero le defiendo porque es mi obligación".

Sobre el creciente peso de Susana Díaz dentro del partido -este fin de semana será designada además secretaria general del Partido Socialista de Andalucía- ha hablado hoy Rubalcaba en una entrevista en la SER, en la que ha dicho, disimulando: "Cuanto más mande Susana Díaz, mejor. El PSOE-A es clave. Al PSOE le va bien que en Andalucía sea fuerte".

Por otra parte, Micaela Navarro se ha mostrado históricamente como una de las más fervientes partidarias del aborto en todos sus extremos y de la ideología de género. Por ejemplo, ante la reforma que prepara el Gobierno de la ley socialista, afirmó que el recorte del PP de la Ley del Aborto nos llevará "25 años atrás".

Andrés Velázquez

[email protected]