Los norteamericanos son muy simples, esto es, muy brutos. Wall Street es el reino de la especulación y especulan como nadie. ¿Qué entienden por especular los reyes de la especulación financiera

En pocas palabras, entienden la ley de la fuerza. Y hay veces en que el depredador se pasa con la víctima, y entonces le llaman robo, esto es, un delito.

Muy bien, se dicen. Y ahora, ¿cómo castigamos al que roba Con penas de cárcel. Hombre sí, si fuera necesario pero antes que nada le castigamos obligándole a devolver lo que ha robado. JP Morgan (en la imagen), uno de los hacedores de los bonos-basura robó al especular con hipotecas-basura.

Con ello dañó a los especuladores de las hipotecas basura pero, sobre todo, a todos los norteamericanos y a todo el globo, pues los gringos forjaron la crisis mundial que ahora sufre el planeta. Así que, ¿qué es lo que han decidido Pues que si el robo fue institucional, responsabilidad, entre otros, de JP Morgan, el banco deberá abonar 16.000 millones de euros por sus tropelías con las 'subprime'.

¿A quién Al Estado, vía tribunales, que representa a la generalidad (perdón Artur).  A la generalidad de los norteamericanos, se entiende. Desgraciadamente, el látigo judicial y gubernamental norteamericano le preocupa recuperar el dinero robado a los norteamericanos, no el robado al resto del mundo, que, en la crisis, fue directamente después.

¿Cómo lo hacemos en España, por ejemplo con Rodrigo Rato en Bankia Está claro que Rato no se lucró con Bankia. Es más, no ocasionó pérdidas sino a los accionistas que compraron títulos Arriesgaron y perdieron. Como ocurre todos los días.

Pero, en cualquier caso a Rato no se le pide una indemnización. Lo que pretende, por ejemplo doña Rosa Díez, de UPyD, es encarcelarlo (fusilarle no, porque doña Rosa está en contra de la pena de muerte).

Al ladrón es mejor quitarle el dinero que la libertad o la vida. Y además, es más elegante. Yo me quedo con el sistema gringo. Al ladrón no hay que cortarle su mano sino meter la propia en su bolsillo.

¿Y al político corrupto Pues lo mismo.

Eulogio López

[email protected]