• Más del 91% de la población española apoya la candidatura olímpica de Madrid 2020.
  • Un 88% de la población está convencida de que aportaría beneficios económicos.
  • Y un 94% de los consultados de toda España creen que los Juegos mejorarán la imagen y la percepción del país.
  • Según la Comunidad de Madrid, la celebración de las olimpiadas crearía más de 50.000 empleos a tiempo completo en la región.
  • Tokio se perfila como la gran rival, en detrimento de Estambul, por los problemas políticos en Turquía.
Este próximo sábado 7 de septiembre el Comité Olímpico Internacional decidirá qué ciudad es la elegida para organizar los Juegos Olímpicos de 2020: Tokio, Estambul o Madrid.

El hecho de que Madrid ya lo haya intentado en otras ocasiones puede ser un argumento favorable para su designación. Pero no hay que echar las campanas al vuelo. Los lobbys de presión harán su labor y entre ellos se encuentra el francés, a quien le perjudicaría la elección de Madrid 2020 de cara a la candidatura de París para el 2024 (no se podrían celebrar Olimpiadas dos veces seguidas en el mismo continente).

En cualquier caso, hay bazas a favor de Madrid. Como el apoyo popular. A los hispanos parece que nos gustan estos saraos, como quedó de manifiesto en las Olimpiadas celebradas en Barcelona en 1992, que fueron todo un éxito organizativo y en respaldo popular.  

De hecho, el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco (en la imagen), ha anunciado en rueda de prensa desde Buenos Aires que en la última encuesta realizada entre el pasado 12 y 16 de agosto, más del 91% de la población española apoya la candidatura olímpica de Madrid 2020. Un 88% de la población está convencida de que aportaría beneficios económicos, y un 94% de los consultados de toda España creen que los Juegos mejorarán la imagen y la percepción del país.

Por su parte, según la Comunidad de Madrid, la celebración de las olimpiadas supondría la creación de más de 50.000 empleos a tiempo completo en la región. Además, en una nota remitida a los medios, afirma que el evento atraería a 800.000 turistas adicionales que gastarían unos 625 millones de euros.

Por otra parte, Estambul, sita en Turquía, tiene el handicap de sus problemas políticos (las últimas revueltas ciudadanas de este año contra el Gobierno de Erdogan no le hicieron ningún favor, como tampoco su radicalización islamista), mientras que Tokio se perfila como la gran rival.

El sábado 7 de septiembre, a las 22 (hora española) saldremos de dudas...

José Ángel Gutiérrez

[email protected]