• La junta de accionistas de YPF celebrada este jueves decidió reclamar daños y perjuicios al presidente de Repsol.
  • Sobre el canje de preferentes: "Nuestra oferta es la mejor que ha habido en España". Y sobre sus honorarios: "El 86% de los accionistas aprueban la política de retribuciones de la casa".
  • Brufau no pierde la esperanza de llegar a un acuerdo con el Gobierno argentino, y ha mostrado su agradecimiento al Gobierno: "Nos está apoyando de una manera decisiva".
  • Junta tranquila: sólo un accionista le ha afeado su sueldo y otro ha criticado en parte el canje de preferentes. Lo demás, felicitaciones y ánimos para el futuro.

La junta de accionistas de YPF ha decidido reclamar daños y perjuicios a Antonio Brufau (en la imagen), por el presunto pago de honorarios a miembros del consejo de administración de la compañía sin el visto bueno de los accionistas. La demanda no es, por tanto, por la cuantía de los pagos, ni por supuestos sobresueldos, sino por el procedimiento utilizado.

Durante su intervención en la junta de accionistas de Repsol celebrada este viernes en Madrid, y tras analizar anunciar los resultados de 2012 -resultados que ya analizamos en estas pantallas y que pueden leer en este enlace-, el presidente de la petrolera se ha mostrado contundente: "Si esto sigue escalando, nos reservamos todas las acciones legales para responder a esta agresión". Brufau ha calificado la decisión de la junta de YPF como de "agresión extemporánea, sesgada e interesada".

Según ha explicado Brufau, los sueldos de los directivos  no requerían la aprobación de los accionistas. Sólo hacía falta el visto bueno de la asamblea de YPF para aprobar las dietas y los honorarios de los miembros del consejo de administración.

En cualquier caso, ha dejado claro que la compañía siempre declaró estos sueldos a las autoridades argentinas: "Toda esta información es transparente y pública, y si alguien no hubiese estado de acuerdo, que lo hubiese dicho", ha afirmado.

En cuanto a la confiscación de YPF -"la expropiación, si no hay compensación, se llama confiscación", ha dicho- el directivo catalán ha reiterado que la compañía está dispuesta a "plantear cualquier posibilidad para que se nos pague lo que entendemos que es justo". "No buscamos que se nos devuelva el activo, sólo que nos den una justa compensación", ha explicado.

Asunto preferentes: a respuestas de un accionista, Brufau ha asegurado que el canje ofrecido por la petrolera -un bono al 3,5% a 10 años con un descuento del 5%- "es el mejor que ha habido en España". "Y todo esto es voluntario. El que quiera quedarse con las participaciones preferentes es libre de hacerlo", ha matizado.

En este sentido, Brufau ha resaltado la labor que en su día desempeñaron las entidades colocadoras de las preferentes, BBVA y La Caixa. "Se emitieron en un momento en el que no era fácil para Repsol colocar algo que necesitaba para sobrevivir, por lo que había sucedido en Argentina. Tengo que agradecer a La Caixa y al BBVA que nos apoyaran", ha afirmado.

También ha dejado claro, ante la crítica de un accionista, que a la hora de colocar las preferentes, las dos entidades "tuvieron un cuidado exquisito".

Y sobre sus honorarios -uno de los accionistas ha expresado explícitamente su malestar por considerarlos excesivos- Brufau se ha amparado en la opinión de la mayoría: "El 86% de los votos han sido favorables a la política de retribuciones de la compañía".

El presidente de la petrolera tampoco ha querido desaprovechar la ocasión para lanzar sus parabienes  a las medidas del Gobierno: "Harán que salgamos fortalecidos de esta crisis", y para mostrar su agradecimiento al Ejecutivo por su apoyo frente al Gobierno argentino: "Nos está apoyando de una manera decisiva y muy sincera, en colaboración con otros organismos internacionales", ha explicado.

En definitiva, una de las juntas de accionistas más tranquilas que se recuerdan en la casa. Pocas críticas -honorarios y preferentes-, muchas felicitaciones por la labor realizada tras la expropiación -confiscación- de YPF, y muchos apoyos de cara al futuro.

Pablo Ferrer

[email protected]