• Precisamente lo que desea el presidente, Javier Monzón.
  • El Ejecutivo ha ordenado a Goirigolzarri que paralice la venta.
  • Además, quiere que se busque un socio industrial, a ser posible español.
  • Se trata de una ingeniería estratégica, que opera en el sector de Defensa.

Hasta dos entrevistas (Expansión y El País) ha concedido durante los últimos días el presidente de INDRA, Javier Monzón (en la imagen), sobre la salida de Bankia (20% del capital, primer accionista) de INDRA. En ambas, el máximo responsable de la ingeniería más famosa de España apunta la sugerencia de que sean inversores institucionales quienes adquieran el 20% del capital que Bankia, en proceso desinversor, posee en INDRA, como accionista de referencia.

Es fácil de entender: los fondos piden mucho y hasta te pueden obligar a desinvertir o a dividendar más de lo que aconsejan las necesidades de inversión o de desapalancamiento. Ahora bien, salvo casos extremos nunca pretenden un cambio en la Presidencia.

En resumen, los dos bancos contratados por Bankia para vender sus participadas industriales (Rothschild) para las cotizadas y N 1 para las no cotizadas) ya saben a qué atenerse: por el momento INDRA ni se toca.

Pero los mensajes lanzados vía entrevistas periodísticas, no convencen al Ejecutivo. Es más, el Gobierno ya ha comunicado a Bankia, a quien recientemente dio el plácet para vender IAG, que INDRA es una empresa estratégica y que, ahora mismo, eso significa dos cosas: que no la venda a nadie y que reciba el visto bueno, sería mejor que la vendiera a un socio industrial -no a fondos- y español. 

Se agradece que, por una vez, el Gobierno se preocupe de empresa estratégicas españolas. Eso sí, ¿IAG no era al menos tan estratégico como INDRA

Miriam Prat

[email protected]