• Guillermo Sagnier y Carlos Martínez Marí negocian su salida de la compañía.
  • Y José Antonio Segarra se queda fuera al perder su gran aportación: Telefónica.
  • Monzón quiere reducir la cúpula directiva de Indra.

Europraxis, la gran consultora adosada a INDRA, se diluye dentro del grupo. Javier Monzón le ha cambiado hasta el nombre: ahora será Indra Business Consulting y su personal se incorporará a la central de Indra en la Nacional I de Madrid.

Pero, sobre todo, pierde su autonomía dentro del grupo. Reportarán al consejero delegado como cualquier otra división de la compañía. De joya de la corona, creada por apellidos catalanes, a división integrada en la central.

La verdad es que desde la muerte de Javier Piera, el gran impulsor de Europraxis, la consultora de lujo se ha ido diluyendo. Hasta su sede directiva ha desaparecido y se ha ido a la central, mucho más grande pero más modesta.

De hecho, dos nombres, Guillermo Sagnier y Carlos Martínez Marí negocian en este momento su salida de INDRA. Con gran enfado, porque ambos han amenazado con demandar a la compañía. Ojo con Marí, que es, además, el alter ego de José Antonio Segarra, el hombre que conseguía más contratos con Telefónica. Pues bien, Segarra ha sido 'expulsado' de Telefónica por el presidente de la compañía en España, Luis Miguel Gilpérez.

La situación de Europraxis corre paralelo a un proceso de reducción de directivos que afronta Monzón. En paralelo, la creación del polo militar industrial español, que pretende el ministro Pedro Morenés de la mano de Eduardo Serra. Un proyecto que con la crisis de Navantia y con su presidente, José Manuel Revuelta, en el alero, pende de un hilo.

Eulogio López

[email protected]