La agencia Mindshare ha realizado un estudio sobre los comportamientos digitales de las personas de 33 países de todo el orbe. El objetivo de esta investigación consiste en desvelar qué es lo que empuja realmente a los seres humanos a aproximarse a un entorno de comunicación digital y qué motivaciones tiene cuando está delante de la pantalla. Los resultados de la investigación desafían algunas de las opiniones más extendidas sobre los comportamientos digitales y el uso de los medios online. Cuanta más riqueza, menos actividad en los entornos digitales.

Mindshare ha establecido cuatro motivaciones que empujan al usuario hacia el mundo online: comunicación o expresión personal, entretenimiento, recopilación de información y compras o transacciones. Estas variables se miden respecto a un punto de referencia de 'normalidad digital' que depende de la calidad de las infraestructuras digitales disponibles en cada país.

Los resultados del análisis desafían algunas de las opiniones más extendidas sobre los comportamientos digitales y el uso de los medios online. Los países mas ricos ocupan puestos más bajos porque su población no está tan predispuesta a usar los medios digitales. Por el contrario, los países pobres utilizan la comunicación digital por encima de la media: están motivados en las cuatro variables de uso si se les compara con la calidad de sus infraestructuras. Brasil ocupa el puesto número 14 en el ranking editado por la investigación, Rusia el 12, India es el 5 y China, el primero del ranking. Sin embargo, países con mayor poder adquisitivo ocupan puestos más bajos porque su población no está orientada a la comunicación digital. Es el caso de Reino Unido (puesto número 17), Estados Unidos (20), Japón (28) y Francia (33).España, que supera a países como Estados Unidos y el Reino Unido, se sitúa en el grupo de cabeza (puesto 9) de todos los países analizados. Los consumidores españoles están motivados para utilizar los medios digitales con el fin de buscar información y entretenimiento, y como medio de expresión personal. En estas tres variables se sitúan por encima de la media mundial. Sin embargo, retroceden puestos a la hora de hacer compras online.

(Fuente; IPMARK)

Clemente Ferrer

[email protected]