• Pero no queda claro el proceso a seguir si les parecen elevados.
  • Y sobre las remuneraciones de los ejecutivos no consejeros, nada más que admoniciones.
  • Es la principal conclusión del Comité de expertos creado por el Ejecutivo Rajoy.
  • Excusa para mitigar recontrol de los propietarios: podrían provocar efectos jurídicos de carácter retroactivo. El ejemplo en las discusiones fue el de Cristiano Ronaldo.
  • Nace el consejero coordinador para los casos en el que los cargos de presidente ejecutivo y Ceo recaigan en la misma persona.
  • Detalle fundamental: la diversidad de género.

El grupo de expertos -me encantan los expertos- creado por el Gobierno Rajoy para un nuevo Código de Gobierno Corporativo, bajo la Presidencia de Elvira Rodríguez (en la imagen), ya ha dado a luz. Hombre, sí, la diferencia primera entre este enésimo proyecto de Código de buen gobierno empresarial para sociedades cotizadas y los anteriores es que la composición es distinta. Está pergeñado, no como un vademécum de consejos sino como algo solicitado por el propio Gobierno para que sus consejos sean convertidos en ley. Es decir, no serán, si el Parlamento los aprueba, deliberativos sino coercitivos.

Ha sido la propia presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez quien presidía el grupo y su principal novedad estriba en que, por vez primera, los propietarios de una empresa cotizada (también podía haberse ampliado a las no cotizadas, digo yo) deberán aprobar los salarios de sus consejeros.

Ahora bien, quien hizo la norma, o el consejo, hizo la trampa. Será cada tres años cuando la junta de accionistas apruebe el marco retributivo y, eso sí, se permite que anualmente a los accionistas revisar las retribuciones de los administradores por los distintos conceptos.

Ahora bien, no queda claro el proceso a seguir cuando los accionistas consideren que sus consejeros cobran mucho. En definitiva, que los accionistas podrán decir cuánto cobran los consejeros -ejecutivos o no- pero respecto al pasado, cuando no fueron consultados... 'que me quiten lo bailao'. O sea, lo cobrado.

Un tanto alambicado procedimiento, para evitar que los accionistas aprueben, no lo ya cobrado, sino lo que deberían cobrar, si, según el criterio imperante en el grupo de expertos, podría causar efectos jurídicos retroactivos. El ejemplo más socorrido empleado en el grupo de expertos fue el de Cristiano Ronaldo. Si el Real Madrid desea fichar al delantero portugués tiene que hacerle una oferta concreta y ratificarla en forma de contrato. Y tiene que hacerlo ahora.

En cualquier caso, es claro que supone un avance en el control de salarios abusivos por parte de directivos empresariales. Mejor de consejeros -ejecutivos o no- de empresas cotizadas.

Otra cuestión que merece la pena mencionar es el nombramiento de un consejero coordinador, en el caso de que el presidente y el Ceo sean la misma persona. Bueno, el problema es cómo se nombra a ese consejero coordinador, presunto contrapeso del todopoderoso presidente.

En la misma línea, obligación de disponer de una Comisión de Retribuciones y Nombramientos, para controlar abusos. Hombre sí, pero la verdad es que ningún miembro de la Comisión de Retribuciones se atreve a afrontar las iras del todopoderoso presidente. Ejemplo: Gregorio Marañón, presidente de la Comisión de Retribuciones del BBVA se situó en línea de salida cuando se atrevió a recordarle al presidente Francisco González (FG) que no podía elevarse indefinidamente la pensión y el blindaje, de forma indefinida.

Por último, muy importante la 'diversidad de género'. Vamos, que los expertos han hecho una concesión a lo políticamente correcto y entran en cuántas mujeres consejeros debe haber. Por ley, no por mérito.

Eulogio López

[email protected]