Dice Alfredo Pérez Rubalcaba (en la imagen) que hay que "abrir la Constitución para introducir la igualdad de género". No ha especificado si se trata de igualdad de género masculino, pero parece que no, que cuando se habla de violencia de género, es siempre violencia del varón hacia la mujer.

Pide, también, un 30% de mujeres en los consejos de administración de las empresas. ¿Y por qué no el 50% Si se trata de igualdad… ¿De verdad puede creer alguien que el deseo más ardiente del sexo femenino sea una mayor presencia en las cúpulas empresariales

Probablemente, el mayor anhelo de una mujer es que se le permita desarrollarse laboralmente y que no por ello tenga que sacrificar su maternidad. Pero esto tiene poco que ver con la ideología de género, que consiste, más bien, en programar la intimidad de las personas, tanto de ellas como de ellos. Ellas para que no se salgan de lo políticamente correcto; ellos para que satisfagan el lesbianismo inherente al feminismo, utilizando el poder del Estado para vengarse del pérfido varón.

Una constitución es un elenco de derechos. La ideología de género no es ningún derecho. Para eso, señor Rubalcaba, deje la Constitución del 78 como está. La ideología de género no es más que una demodictadura, es decir, llegar a la dictadura por medios democráticos. Es una práctica que está muy de moda.

Eulogio López

[email protected]