• El presidente de la Comunidad de Madrid retira el proceso de externalización ante la perspectiva de que los tribunales se van a alargar mucho en su decisión.
  • Suma así otro varapalo más en su gestión, tras el no a Madrid como sede de los JJOO y el no de Rajoy a Eurovegas.
  • Además, ha tenido que aceptar la dimisión de Javier Fernández-Lasquetty, principal valedor del proyecto, como consejero de Sanidad.
  • Le sustituye Javier Rodríguez, que este martes ha tomado posesión de su cargo.

Como ya saben, en la tarde del lunes el Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por Ignacio González (segundo por la izquierda de la imagen junto a Rodríguez y Fernández-Lasquetty), puso fin a otro de sus proyectos estrella: el proceso de externalización de la gestión de varios hospitales y centros de salud de la región.

González ya se ha llevado otros varapalos en esta legislatura, como que Madrid no consiguiera ser sede de los Juegos Olímpicos de 2020 o que el Gobierno de Rajoy le dejara sin su ansiado Eurovegas por las inasumibles condiciones de Mr. Adelson. 

Pero además del chasco de la externalización, el barón del PP tuvo que afrontar la dimisión de Javier Fernández-Lasquetty, principal impulsor de este proyecto, como consejero de Sanidad.

Hasta aquí, no hemos contado nada nuevo, pero hace falta que expliquemos un poco más a fondo la importancia de esta decisión. Por supuesto la 'marea blanca' y el PSOE madrileño encabezado por Tomás Gómez ya se han apuntado el tanto de que ellos han puesto fin a este "proceso de privatización", pero hay que ir más allá para encontrar a los responsables. Los principales son los jueces, pues el proceso de externalización de la gestión sanitaria ha sido dinamitado porque los tribunales lo han parado cautelarmente. Es decir, como ya hemos informado en Hispanidad, se trata de una muestra más de que el Gobierno de los jueces dinamita la política en España. Y es que si los tribunales optaran finalmente dentro de muchos meses por el 'no' a este proyecto del Ejecutivo de la región madrileña, se tendrían que pagar indemnizaciones multimillonarias a las concesionarias afectadas. Por eso González ha optado por poner fin al proyecto, que ya lleva más de un año en los tribunales, porque si le dan el 'no' el coste a pagar va a ser mucho más alto. Así, el gobierno autonómico se rinde ante la lentitud de los tribunales para evitar peores consecuencias.

Javier Fernández-Lasquetty ha actuado como un político responsable, algo que extraña y mucho en nuestro país. Se convirtió en el abanderado e impulsor de este proyecto y como no ha conseguido ponerlo en marcha asume su responsabilidad y dimite. Un gesto que merece una ovación.

Y en el cargo de consejero de Sanidad pasamos de Javier a Javier, pues su sustituto en el cargo es Javier Rodríguez, médico de profesión y diputado de la Asamblea de Madrid desde el año 1987. Precisamente este martes, Rodríguez ha tomado posesión de su cargo y ha tendido la mano a los profesionales sanitarios, aunque como ya hemos señalado debe estar atento a los sanitarios funcionarios. El nuevo consejero ha señalado que se "dejará la piel" en el cargo y que espera "recomponer las relaciones maltrechas" con los profesionales de la sanidad madrileña. González le ha pedido una gestión eficiente.

Cristina Martín

[email protected]