• Y los directivos y técnicos fuera de convenio pasan de 399 a 208.
  • Era una de las tradicionales reivindicaciones del SEPLA.
  • Y ojo, porque, para firmar el acuerdo laboral, el personal de tierra exige que firmen los pilotos.
  • La negociación está atascada en Iberia Express: el SEPLA pide su desaparición y la empresa su relanzamiento más allá de los límites que impone el laudo.

Luis Gallego, desde el 1 de enero presidente de Iberia, está empeñado en firmar el acuerdo de reconversión laboral (handling, mecánicos, personal de tierra, TCP y pilotos) antes del 31 de diciembre. Los pilotos, naturalmente, continúan siendo la rémora principal. Una de las reivindicaciones tradicionales del SEPLA, y en particular de su presidente, Justo Peral, era que había muchos directivos en Iberia y que deberían reducirse. Pues bien, Gallego le ha tomado la palabra: la aerolínea ha anunciado el lunes la reducción de directivos (directores y subdirectores) que pasarán de 82 a 44. En conjunto, los directivos y técnicos fuera de convenio se reducen desde 399 a 208.

Ahora bien, ahí no se acaban las discrepancias. Peral insiste en que desaparezca Iberia Express. Por contra, IAG quiere reforzar la filial de bajo coste más allá de las fronteras impuestas por el laudo de Jaime Montalvo.

Y ojo, porque para firmar el acuerdo el personal de tierra exige que primero firmen los pilotos. Sabe que no pueden automutilarse porque IAG mantendría su política 'represora' de Iberia si no vuelve a los beneficios. Y sin acuerdo con los pilotos, las cosas pueden ponerse aún más complicadas. ¡Pues bueno es Willie Walsh!

Miriam Prat

[email protected]