Traslada al presidente de EEUU su "profundo malestar" por las prácticas "inaceptables" de la NSAEl presidente de Francia, François Hollande, ha trasladado a su homólogo estadounidense, Barack Obama, su "profundo malestar" por el supuesto el supuesto espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericana a ciudadanos galos, una práctica que ha tachado de "inaceptable entre aliados y amigos", toda vez que "atenta contra la vida privada de ciudadanos franceses". El presidente galo ha pedido "explicaciones" y acceso a las informaciones que pueda seguir filtrando el excontratista de la NSA Edward Snowden.

La Casa Blanca, por su parte, ha afirmado en una nota que Francia y Estados Unidos son "amigos" y "aliados" y, como tal, mantienen una "estrecha relación de trabajo en un amplio abanico de asuntos, incluidas cuestiones de seguridad e Inteligencia".

Obama "ha dejado claro que Estados Unidos ha comenzado a revisar la forma de recopilación de información, para lograr un equilibrio apropiado entre las preocupaciones legítimas sobre la seguridad de nuestros ciudadanos y aliados y el respeto a la privacidad", ha apuntado la Casa Blanca.

Ese es el debate: el equilibrio entre la necesidad de prevenir atentados terroristas y el derecho a la intimidad y la privacidad. ¿Dónde están los límites, ¿cuándo se puede espiar y cuándo no

No obstante, aunque de cara a la opinión pública, a Francia le toca protestar, cabe preguntarse si sus servicios de inteligencia han hecho lo mismo en alguna ocasión... Si es así, las protestas resultarían un tanto hipócritas.

Andrés Velázquez

[email protected]