Héroe a rayas enlaza, argumentalmente, con aquellas simpáticas  comedias familiares que realizaban los estudios Disney (en los años 60 y 70) y que tenían como gancho la presencia de animales.

 

La protagonista, ahora,  es una pequeña cebra, bautizada por su joven dueña como Rayas, que tiene como objetivo  convertirse en un caballo de carreras. Es decir, Héroe a Rayas es una película de deportes y  sobre alguien que supera todos los obstáculos para ser campeón. 

 

Aunque, aparentemente, Héroe a rayas tiene un argumento bastante previsible, la película cuenta con varios apartados que la convierten en  una opción muy adecuada para los pequeños de la casa. Así, este largometraje  resultará atractivo para los niños porque mezcla  la acción real con las imágenes generadas por ordenador para producir la impresión de que todos animales hablan (en algunas escenas se utiliza también animatrónica, o lo que es lo mismo, muñecos dotados de todo tipo de movimientos). Sin embargo el gran acierto de esta comedia  reside en  el ingenio y el humor que destilan sus diálogos. A este respecto les aconsejo que pongan mucha atención en  todos los que pronuncian las dos moscas  (que en España han sido dobladas, magistralmente, por el dúo Gomaespuma que las han convertido en dos moscas gitanas). La diversión está asegurada.

 

Si optan por la versión original, entre los actores famosos que prestaron su voz  a los animales encontrarán a Dustin Hoffman como el pony Tucker, a Woopie Golberg como la cabra o a Frankie Muniz  (estrella de la serie Malcolm ) como la propia Rayas.