La ley del aborto prohíbe las campañas publicitarias de las clínicas abortistas. Lo que se debe suprimir es el aborto al igual que se abolió la esclavitud. La interrupción voluntaria del embarazo (aborto) produce graves secuelas en la mujer.

Cuando se asesina a un inocente a través del aborto, la primera víctima es el bebé por nacer. La segunda víctima atormentada es la madre. Millones de jóvenes se han hundido en el fraude del aborto y casi todas ellas están penando lo que se denomina como 'Síndrome Post-aborto'. Así lo prueba la institución abortista más significativa del universo, la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF), al aseverar que: "la incidencia del trauma post-aborto, para jóvenes de abortos quirúrgicos, puede llegar a alcanzar hasta el 91% de los casos."

Las jóvenes que abortan comienzan a padecer los síntomas "post-aborto", esto es: zozobra, desesperación, delirios, desvelo, embriaguez, drogadicción, desesperanza, psicosis y suicidio.

El Gobierno de Finlandia desveló tener siete veces más suicidios entre jóvenes que habían abortado, de acuerdo con el último informe sobre una muestra de mas de 9.000 mujeres. Un estudio estremecedor y patético.  A los atisbos del mundo, no les pasa nada a las jóvenes que abortan porque es legal, sin embargo se vuelven dementes; el 64% de ellas ingresan en sanatorios psiquiátricos después del aborto, según una investigación de la Universidad de Baltimore, USA y "el 59% sufren trastornos psiquiátricos graves y permanentes tras el aborto", según la Real Academia de Obstetricia de Inglaterra.Otra de las graves secuelas del aborto, divulgada en los últimos años, es el carcinoma de mama. Junto con el gran acrecentamiento de los cánceres del aparato reproductivo de la mujer, el cáncer de mama ha tenido un aumento espectacular en los últimos 20 años, en todos los países donde se ha propagado el aborto.

El doctor Nathanson, adelantado defensor del aborto en los Estados Unidos, incluido el de su propio hijo, testifica afligido: "La Humanidad hoy se arrepiente de la esclavitud de ayer, y pronto se avergonzará del crimen del aborto".

Clemente Ferrer

[email protected]