• Afirma que la moderación salarial es más intensa de lo que reflejan las estadísticas.
  • Los cambios en la composición del empleo registrados desde 2008 "han estado sesgados hacia una pérdida importante del peso relativo de aquellos grupos con menores niveles salariales".
Hasta el Banco de España lo confirma. Uno de los efectos de la crisis ha sido la bajada de los salarios a los españoles, ya de por sí escasos en comparación con el resto de Europa. En su último boletín económico, el Banco de España asegura que el proceso de moderación salarial que se inició en 2010 "podría ser algo más intenso" de lo que indican las estadísticas agregadas sobre costes laborales.

La institución que gobierna Luis María Linde (en la imagen) señala que los salarios crecieron en términos reales durante la fase inicial de la crisis, en parte por las variaciones registradas en la composición del empleo. Y añade que la crisis ha provocado un mayor peso relativo de los trabajadores con mayor formación y experiencia, quienes en promedio perciben salarios más elevados.

Sin embargo, el organismo señala que los cambios en la composición del empleo registrados desde 2008 han sido "muy intensos" y, en general, "han estado sesgados hacia una pérdida importante del peso relativo de aquellos grupos con menores niveles salariales".

De esta forma, los trabajadores más jóvenes redujeron su participación en el empleo total en casi nueve puntos entre 2008 y 2012, y los extranjeros la recortaron dos puntos. Los trabajadores con menor nivel educativo disminuyeron su peso desde el 14,8% de 2008 al 10,2% en 2012, en tanto que la participación de los trabajadores con menor antigüedad en la empresa se redujo "con intensidad", como consecuencia del mayor impacto de la crisis sobre el empleo temporal. Así, los trabajadores con más de tres años de experiencia pasaron de representar el 61,7% del empleo en 2008 a un 73% en 2012.

Sólo a partir de 2010, precisa el Banco de España, los salarios comenzaron a mostrar un comportamiento "más acorde" con la debilidad del mercado laboral. La institución entiende que este proceso de moderación salarial puede ser más intenso de lo que reflejan las estadísticas sobre costes laborales.

Andrés Velázquez
[email protected]