• Mientras el margen financiero y el negocio típico no dejan de caer, los bancos no dejan de aumentar sus recursos propios.
  • ¿Cómo se va a remunerar esa inversión a medio plazo ¿Con más papel
  • Banco Santander emite cocos por 1.500 millones de euros... y con éxito en la primera jornada.
  • Un día antes, el Popular realizaba cuatro ampliaciones liberadas. Y el BBVA encabeza las emisiones de títulos durante 2013.
  • Conste que, para la banca española, esto supone un éxito como foco de atracción de capital... pero el negocio sigue a la baja.
  • Además, como se ha puesto de moda salvar bancos por recapitalización pública, el nivel de responsabilidad de los banqueros tiende a disminuir.

La noticia financiera del Miércoles de Ceniza -5 de marzo- es que el Grupo Santander, presidido por Emilio Botín, ha anunciado la emisión de 1.500 millones de euros en participaciones preferentes contingentemente convertibles (ppcc) o cocos, si lo quieren por abreviatura. Y las primeras noticias es que ha sido un éxito.

Y ayer martes hablábamos de la cuádruple ampliación del Popular. Y también podríamos referirnos a que el BBVA batió todos los récord de colocación de emisiones para ampliar capital y tamaño en 2013.

Ojo, no deja de ser un éxito por parte de la banca española, como foco de atracción de capital. Y esta iniciativa no deja de ser una forma de adecuarse al patrón marcado desde el BIS, el banco central de bancos centrales, según el cual un banco es bueno cuando tiene mucho capital, en lugar de cuando tiene poca mora.

Ahora bien, esto de preocuparse tanto del balance y tan poco de la cuenta de resultados ha sido una de las causas de la reciente crisis bancaria global y nos lleva directamente a otra. Porque ese papel hay que remunerarlo y rentabilizarlo y sólo se rentabilizará por la vía de la cuenta de resultados y del negocio típico. Y resulta que ese negocio típico, el del margen de intereses, así como el de las comisiones, está en caída libre. Y, como ya hemos recordado en Hispanidad, eso exigiría un cambio de modelo bancario: todo sería banca de inversión.

Otrosí: las constantes ampliaciones de capital con cuenta de resultados mermada nos lleva a rebajar el nivel de responsabilidad de los banqueros. Tras las última crisis financiera de 2007, nos hemos acostumbrado a que, cuando un banco quiebra, el Estado le salva con ampliaciones de capital en forma de dinero público. En España y en cualquier otro país de Occidente. Así que los banqueros se relajan... y los inversores también.

Y el gestor bancario también se relaja. De hecho, su tarea no está encaminada hacia el beneficio y el dividendo -hacia el bien común nunca, claro- sino hacia la cotización en los mercados. Se trata de comprar y vender, de especular.

Eulogio López

[email protected]