• S&P ya ha puesto a NCG bajo la lupa: no le gusta el comprador.
  • La entidad regalada a los venezolanos de Banesco se convierte en la pesadilla de su mentor, Núñez Feijóo.
  • El FROB se niega a hacer públicas las distintas ofertas recibidas.
  • Y claro, varios fondos interesados en Catalunya Bank ya han anunciado su marcha.

La pregunta es: ¿Habrá que salvar de nuevo a Novagalicia dentro de dos años, tras un saneamiento que ha costado 9.000 millones de euros a todos los españoles Y el enigma continúa siendo el mismo: ¿Por qué el presidente gallego Núñez Feijóo (en la imagen) se empeñó en el polémico grupo venezolano Banesco para otorgarle Novagalicia cuando no era la mejor oferta

Pero será difícil que nos enteremos, aunque PSOE y BNG ya han pedido explicaciones al respecto. Recuerden que el presidente del FROB, Fernando Restoy, obedeciendo órdenes del Gobierno y de la Xunta, todo hay que decirlo, decidió otorgar NCG Banco en la primera fase. Si hubiera cumplido lo previsto, las tres mejores ofertas de esa primera fase habrían pasado a la decisión definitiva y, para ello, habrían tenido que mostrar sus caras a los competidores.

En cualquier caso, NCG Banco ya es de Banesco-Etcheverría.

Lo cierto es que las agencias de riesgo acostumbran, como recuerda la Voz de Galicia, a emitir sus calificaciones porque sí. Sólo luego razonan su decisión con cifras. Pero esta vez me temo que tienen razón: Standard & Poor's (S&P) ha decidido poner en revisión la calificación de NCG Banco, a la baja, claro, y es que no le agrada Banesco. Como tampoco pueden agradar a nadie las circunstancias de pago, pues Juan Carlos Escotet compra Novagalicia con el valor de lo comprado. Por ahora, sólo soltará 400 millones de euros.

Y ahora el problema es de Feijóo, pues él ha sido quien tomó la decisión. Restoy se lo hubiera otorgado a BBVA o a Caixabank y el presidente, José María Castellano, que ha hecho una gran labor y ahora Feijóo prescinde de él, apostaba por los fondos Guggenheim y JC Flowers.

Y ojo, porque como los venezolanos no cumplan, a lo mejor en dos años hay que volver a salvar a NCG Banco. Y entonces, hasta Feijóo puede verse en un lío para resultar reelegido... al menos si es que las elecciones gallegas se celebran a posteriori.

Eulogio López

[email protected]