• Pero permanece impasible en su tesis: dejarlos quebrar hubiera resultado mucho más caro.
  • Imposible hacer las cuentas del coste total de la reconversión bancaria, pero, al final del proceso, y sin contar con nuevos sustos, superará con creces los 100.000 millones de euros.
  • Ahora, la mentira va por otro lado: el Gobierno habla de recuperar el máximo posible: sí, pero no lo conseguirá.
  • No se asusten. Europa ha aprobado ayudas a la banca por 5 billones de euros desde 2008.
  • Salvar bancos con dinero público ha sido el mayor error de Occidente en esta crisis, que amenaza con convertirse en permanente.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha reconocido, por vez primera, en la mañana del martes 8, que el salvamento de bancos en crisis nos va a salir muy caro a todos. Como si se hubieran puesto de acurdo, su compañero, Cristóbal Montoro, dijo lo mismo, a la misma hora, en una entrevista radiofónica.

Pero Guindos, impasible el ademán, insiste: "cualquier otra vía nos hubiera salido más cara". La verdad es que sólo hay otra alternativa a la de salvar entidades con dinero público: dejarlas quebrar. Salvar bancos ha sido el mayor error económico de todo Occidente en la actual crisis financiera, la mayor de la historia.

La alternativa es el caso Lehman Brothers, dejado caer por un juez... y donde el contribuyente no perdió dinero. Lo que ocurre, naturalmente, es que ningún político quiere afrontar el riesgo de hacer lo justo: dejar quebrar a los bancos quebrados. Y es que esa justicia implica que los inversores, todos los inversores pierdan, y que los depositantes recuperen hasta 100.00 euros... y ni uno más.

Recuerden que comer y rascar todo es empezar. Por ejemplo, Rubén Manso demostró en Hispanidad, con los datos del propio Banco de España, que calcularon mal el agujero de las nacionalizadas, 'sólo' en 26.000 millones de euros. En el mismo sentido, sólo los bancos nacionalizados y los del grupo 22 (sin contar el coste del SAREB), nos ha salido por 66.000 millones de euros hasta noviembre de 2012. Total, en el cálculo más optimista, a día de hoy (que esto no ha hecho más que empezar), resulta que el saneamiento bancario nos habrá salido por más de 100.000 millones de euros. Insisto, estoy convencido de que al final del largo proceso, esa cifra se habrá más que duplicado.

Eso sí, todo es cuestión de cómo se venda la cosa. Por ejemplo, desde 2008 en Europa se han dedicado cinco billones de euros a sanear bancos.

Y entonces llega la segunda mentira: hemos gastado mucho, sí, pero podremos recuperar algo. Hombre sí, algo recuperaremos pero será una mínima parte de lo gastado.

Insisto, no saldremos de la crisis mientras no dejemos quebrar a los bancos.

Eulogio López

[email protected]