• El titular de Economía recuerda al BCE su promesa de liquidez sin límite hasta el 2014.
  • La fragmentación del crédito bancario es una de las obsesiones del ministro de Economía, firme defensor de la Unión Bancaria, tantas veces retrasada por Europa.
  • El BCE ha llevado los tipos al mínimo histórico con el fin de reactivar la economía, al 0,5%, pero eso no basta.

El ministro de Economía, Luis de Guindos (en la imagen) ha comparecido este viernes en la rueda posterior al Consejo de Ministros para hablar de la Ley de Cajas, pero ha hablado también sobre los cambios que puede introducir en el espectro financiero europeo la última medida adoptada por Mario Dragui, la bajada de tipos de interés a su mínimo histórico, hasta situarlos en un 0,5%, lo que supone una reducción en 25 puntos básicos. Luis De Guindos ha valorado positivamente "una decisión tan importante" adoptada para poner coto a la "desaceleración de la zona Euro", y ha recordado que "hasta julio de 2014 los bancos tendrán liquidez ilimitada".

También ha incidido en su reivindicación, admitida ya por Europa de poner punto y final a la fragmentación del mercado del crédito bancario, que  "fue recogida en su discurso de ayer por el Gobierno Europeo". Además, el ministro ha añadido que no tiene sentido que "empresas solventes en similares condiciones económicas, pero en diferentes países, se financien a créditos diferentes". La única solución, como ya planteó De Guindos el pasado 12 de abril en Dublín, es acelerar la Unión Bancaria, una reclamación en la que no está solo. Tanto Francia como Italia y otros países europeos apoyan su protesta, imprescindible para la construcción de una Europa fuerte y sólida, sin tantas desigualdades.

Sara Olivo

[email protected]